Ferreiro detiene en el último instante la aprobación del modificativo de crédito

|

Parecía que ayer por fin se iba a aprobar el modificativo de crédito de 4,2 millones de euros, tras cuatro meses de espera. Por lo menos, para eso se convocó el pleno extraordinario. Sin embargo, el alcalde, Xulio Ferreiro, sorprendió a todos anunciando un nuevo aplazamiento: “Queda enriba da mesa”. El motivo no era otro que un informe remitido el día anterior por el secretario municipal, a instancias de la Comisión Informativa de Hacienda, que controla el PP. Y en él viene a decir lo que lleva sosteniendo el principal grupo de la oposición desde el comienzo: que el texto es ilegal porque no garantiza el abono de una parte (el 26%) de la paga extra de los funcionarios que se les había retenido en 2012. 
Según la ley, el pago a los funcionarios solo se puede demorar si el estado de las finanzas de la administración pública lo exigen. Sin embargo, en octubre se anunció que el Ayuntamiento acabaría el año con superávit (un informe de la Tesorería indica que van a sobrar nueve millones de euros). El nuevo revés de Ferreiro en lo que ha sido uno de los puntos más negros de su gestión, permitió al portavoz del PP, Carlos Negreira, tomar la palabra para mostrar su satisfacción porque la decisión del Ejecutivo municipal parece darles la razón a los populares. “Me parece una decisión muy acertada y el último clavo al que se podía agarrar”, comentó.
Aunque Ferreiro apeló a la responsabilidad del Gobierno para justificar su decisión. “Non era responsable traer hoxe a pleno unha proposta improvisada. Queremos que a proposta que veña á Cámara sexa estudada de forma serena e con responsabilidade”, reinvindicó el alcalde, visiblemente molesto con la situación. 

chapuza
Su antecesor en el cargo tampoco colaboró para hacerle sentir mejor. Negreira calificó de “chapuza” todo el problema y reprochó a Ferreiro su comportamiento: “Hay un claro apagón en la gestión municipal de lo diario, es preferible irse a otras ciudades, a las salas VIP en hoteles pero no hacer la gestión de lo que interesa a los coruñeses todos los días”. 
Ferreiro ni siquiera pudo contar con la ayuda del BNG ni del PSOE, a pesar de que el texto había recibido la aprobación inicial el pasado día 20 con el único voto en contra del grupo municipal del PP. El portavoz socialista, José Manuel Dapena, intervino para reprocharle “la sensación de improvisación” que daba su Gobierno, pidió que “estos retrasos innecesarios pudieran evitarse en el futuro” y aseguró que tenemos “una ciudad paralizada” y que “no se puede avanzar”. Por su parte, la única concejal del Bloque, Avia Veira, recordó que “esto se podía ter feito antes” y añadió que el Gobierno local pretendía dar de baja en el capítulo de personal 467.000 euros y que  su grupo había solicitado que no fueran más de 400.000 euros. Al verse abandonado por todos, Ferreiro comentó: “Me gustaría que todo mundo se dese conta de que ten que asumir a súa parte de responsabilidade”. 

corto plazo
Precisamente sobre asumir la propia responsabilidad también tuvo algo que decir Negreira: “Es muy fácil ver los problemas de las distintas administraciones, aquí todo se reclama al exterior, que si la Xunta no hace que si el Estado no hace, pero la Marea y Xulio Ferreiro han demostrado hoy que no trabajan”. Pero el alcalde advirtió que la aprobación definitiva no se demoraría mucho más, porque la introducción de variaciones para ajustarse al informe del secretario municipal no implica comenzar de nuevo. 
Dicho informe fue solicitado por Rosa Gallego, presidenta de la comisión informativa de Hacienda y concejala popular, el viernes y se entregó el lunes, cuando todos los grupos municipales pudieron leerlo y sacar sus propias conclusiones. “Onte xa puidemos analizar o informe, polo que temos unha idea, xa consistente, do que queremos facer”, aseguró Ferreiro y añadió: “En todo caso, a proposta será nosa, do grupo de Goberno,  consensuada cos grupos que así o queiran e co PSOE,  con que se pactou este modificativo”.

Ferreiro detiene en el último instante la aprobación del modificativo de crédito