A Coruña logra encadenar tres meses con pequeñas reducciones del paro

|

La evolución del mercado laboral en A Coruña ha sido positiva en los últimos tres meses de 2017, quizá vinculada a las contrataciones que se van haciendo de cara a la temporada estival o por los grandes puentes vacacionales del año. Sin una explicación concreta por parte de los expertos, lo cierto es que 198 vecinos de la ciudad dejaron de engrosar las listas del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe) al cierre de mayo. Eso sí, el municipio no evoluciona de forma favorable al mismo ritmo que marcan otros ayuntamientos punteros de la comunidad gallega como Vigo o Santiago.


A estas alturas del año, a punto de comenzar la temporada alta del turismo, A Coruña ya consiguió encontrar un puesto de trabajo para casi 200 personas (198) en mayo. Este dato ha permitido que el paro vuelva a decrecer, como ya había ocurrido en abril y en marzo. No obstante, los números son todavía muy discretos como para hablar de una recuperación total, pues la caída de las contrataciones podría regresar tras el estío.


Además, la bajada implica poco porque, hoy por hoy, 18.560 coruñeses todavía se encuentran en situación de búsqueda activa de un empleo que les permita subsistir o añadir un ingreso más a sus unidades familiares.
 

Menos trabajo para los jóvenes
Con independencia de la reducción del cómputo global, la otra lectura positiva es que cayeron estas negativas estadísticas tanto al hablar de los hombres como de las mujeres que permanecían a la espera de un trabajo. En el primer caso, hay 8.375 varones que todavía están apuntados a la lista frente a los 8.437 del mes anterior, es decir, de abril.
Las féminas son, en el segmentación del estudio por sexos, el colectivo que mayor cantidad de individuos tiene afectados por el paro desde siempre. Sin embargo, en el período intermensual causaron baja de estas largas colas 136 ciudadanas coruñesas (quedando 10.185 afectadas).


En cuanto a las edades, el mes pasado los mayores de 25 años encontraron una ocupación con mayor facilidad que los jóvenes.
La bajada se experimentó en más de 200 parados, mientras que el grupo conformado por los menores de 25 volvió a crecer hasta rozar los 900. En concreto, los que buscan su primera ocupación en este rango de edad pasaron de ser 856 en abril a 881 cuando el Sepe cerró sus estadísticas hace escasos días.


Los servicios, a mejor
Los datos hechos públicos ayer por la Consellería de Traballo muestran como la disminución de gente sin un contrato más notable se produjo en el sector servicios, el que más peso tiene en la actualidad en el ayuntamiento.


Los comercios y la hostelería, además de otras profesiones de atención al público como conductores o teleoperadores, pasaron de arrojar un saldo de 13.809 vecinos sin salario a limitar esa cifra a 13.809 al cierre de mayo. También se ajustaron la agricultura y la pesca, la industria y la construcción, aunque lo hicieron en menor medida (también partían de unos números mucho más reducidos de desempleados).


Por contra, más personas sin un puesto anterior se dieron de alta en el Servicio Público de Empleo Estatal. También notaron altas en el régimen de autónomos desde la Asociación de Autónomos de Galicia, ATA Galicia. Hablaron a nivel gallego y provincial, pero el emprendimiento también se dejó notar en las calles de A Coruña con algunas aperturas de nuevas propuestas de negocio.

A Coruña logra encadenar tres meses con pequeñas reducciones del paro