El maquinista permanece ingresado bajo custodia de la policía

los servicios de emergencia trabajan junto a las vías tras el accidente del tren alvia que cubría la ruta entre madrid y ferrol y que descarriló anoche cuando ya estaba muy cerca de santiago de compostela. la cifra de las vícti
|

El maquinista del tren cuyo descarrilamiento anoche se ha saldado con 80 víctimas mortales permanece ingresado en el Hospital Clínico de Santiago custodiado por la policía y a la espera de que le tomen declaración, mientras que su compañero recibió el alta, informaron fuentes sanitarias.
Fuentes de RENFE consultadas por Efe han detallado que no han podido realizar al maquinista la prueba de alcoholemia protocolaria tras los accidentes porque desde un principio ha quedado bajo la custodia de la policía judicial, que ha recibido el mandato del Juzgado de Instrucción 3 de Santiago de que lo interrogue en calidad de imputado.
El Tribunal Superior de Justicia de Galicia detalla en una nota que no ha pasado a disposición judicial y que el magistrado a cargo de la causa ha ordenado a la policía la custodia de las cajas negras del tren, que ya han sido recuperadas, así como recabar documentos e informes que arrojen luz sobre el siniestro.
Las fuentes de RENFE consultadas por EFE han precisado que los vagones que están siendo retirados de la zona del accidente permanecerán custodiados en un descampado en las proximidades de Santiago al considerarlos pruebas.
En el marco de las diligencias, el juez instructor se centrará en la investigación del siniestro, que probablemente incluirá el interrogatorio al acompañante del maquinista, además de a viajeros y testigos.
"Descarrilé, qué le voy a hacer, qué voy a hacer". Estas fueron las sucintas palabras del maquinista Francisco José Garzón en una conversación telefónica tras la tragedia.
Fuentes de la investigación han informado hoy a EFE de que, tras el suceso, el conductor reconoció que iba a una velocidad de unos 190 kilómetros por hora en una zona limitada a 80.
Tras el siniestro, en el que han muerto 80 personas, el conductor mantuvo comunicaciones por radio en las que aseguró que iba a mucha mayor velocidad de la que indicaba la curva en la que se produjo el accidente.
Fuentes de la investigación han explicado hoy que, tras el siniestro, el conductor del tren admitió también que iba a esta velocidad de unos 190 kilómetros por hora en una conversación que mantuvo con el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez.

El maquinista permanece ingresado bajo custodia de la policía