La Bolsa registra su mayor descenso del año al hundirse casi un cuatro por ciento

Gráfico que muestra la evolución descendente de la Bolsa efe
|

La Bolsa registró ayer la mayor caída del año (3,99 por ciento) y descendió hasta el mínimo del ejercicio (7.079 puntos), afectada por la recogida de beneficios, el retroceso del sector energético y la bajada de la banca.

El Ibex 35 cedió 294,10 puntos, el 3,99 por ciento, el principal descenso desde el primero de noviembre pasado, hasta 7.079,20 unidades, con lo que sigue en niveles de marzo de 2009. Las pérdidas anuales se elevan al 17,36 por ciento.

En Europa, Milán bajó el 2,18 por ciento; el índice Euro Stoxx 50, el 1,66 por ciento; París, el 1,59 por ciento; Frankfurt, el 1,01 por ciento, y Londres, el 0,38 por ciento.

El anuncio de Italia de que aumenta en una décima la previsión de su déficit hace que el parqué se desplome

El mercado nacional comenzaba el día con un bajada cercana al 1 por ciento que le acercaba a 7.300 puntos a pesar de la subida del 1,5 por ciento de Wall Street en la sesión anterior. IBM e Intel publicaban de madrugada unos resultados que no agradaban a los inversores.

La Bolsa española resultaba afectada todavía por el anuncio de la expropiación de Repsol y por la venta por ACS del 3,69 por ciento de Iberdrola a un precio inferior al del cierre del mercado. La cotización de ambas compañías era suspendida. Aunque se publicaban buenos datos de empleo en el Reino Unido y Alemania colocaba deuda a dos año a un interés real negativo –colocó 4.200 millones a un interés del 0,14 por ciento–, la Bolsa española perdía el nivel de los 7.200 puntos con un descenso del 2,5 por ciento una hora antes del mediodía.

 

Pronósticos > El mercado nacional perdía el nivel de los 7.100 puntos antes de la apertura de Wall Street después de que el FMI pronosticara que el PIB de la zona euro caerá el 1,4 por ciento este año y de que el Gobierno italiano aumentara una décima la previsión de déficit de 2012, hasta el 1,7 por ciento, y rebajara el crecimiento esperado.

Aunque Wall Street abrió a la baja, presionado por la caída del petróleo –el Brent se cambiaba a menos de 117 dólares al cierre mientras el euro se cotizaba por debajo de 1,31 dólares– y de los valores tecnológicos, el mercado redujo sus pérdidas, pero al final de la sesión cambiaba de tendencia y cerraba en el mínimo anual de 7.079,20 puntos. Todos los grandes valores bajaron: Iberdrola, el 7,87 por ciento, la segunda mayor caída del Ibex; Repsol, el 6,21 por ciento, con lo que ocupó el cuarto lugar por pérdidas; Telefónica, el 4,15 por ciento, afectada por el informe negativo de una firma de inversión; el Banco Santander, el 4,03 por ciento, y el BBVA, el 3,07 por ciento.

Sacyr registró la mayor caída del Ibex con un descenso del 10,36 por ciento, seguida de Iberdrola y de Bankinter, que bajó el 6,84 por ciento. A continuación se situaron Repsol y FCC (6,17 por ciento) y ACS (6,06 por ciento) después de anunciar una minusvalía de 540 millones por la venta de los títulos de Iberdrola.

La única compañía que concluyó la sesión con ganancias fue Grifols, que subió el 0,55 por ciento, mientras que Amadeus registró la menor bajada, el 0,59 por ciento.

En el mercado continuo destacó la caída del 13,04 por ciento de Fergo Aisa y, de las veintiuna empresas con ganancias el primer puesto correspondió a Natra, que ganó el 6,63%.

La prima de riesgo se situó en 407 puntos básicos. La rentabilidad de la deuda española a largo plazo bajó seis centésimas y se situaba antes del cierre en el 5,79 por ciento, mientras que el rendimiento de los títulos germanos caía tres centésimas y quedaba en el 1,72 por ciento.

La Bolsa registra su mayor descenso del año al hundirse casi un cuatro por ciento