Juárez avisa del “grave problema” de la economía sumergida en la comunidad

|

El delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, advirtió ayer de que la comunidad sufre un “grave” problema de economía sumergida desde el punto de vista fiscal y laboral, y destacó que un sector especialmente afectado es el de los talleres de reparaciones de automóviles.

Juárez hizo estas declaraciones tras recibir a varias asociaciones empresariales gallegas que le expusieron el daño que para sus actividades representa la economía sumergida, aunque señaló que no existen cálculos económicos de lo que podría representar.

Destacó la “importancia” de la colaboración entre las administraciones y las empresas en la “lucha” contra la economía sumergida.

“Las empresas están preocupadas por la merma que para sus negocios supone esta competencia desleal y la administración lo está por lo que supone de merma en los ingresos del Estado y de la calidad de los servicios que reciben los ciudadanos”, señaló.

Juárez incidió en que este problema se visualiza especialmente en el sector de talleres mecánicos, y advirtió de que en este caso supone, además, un problema medioambiental porque son instalaciones que están sujetas a medidas “importantes”.

También citó otras actividades como la venta de vehículos de segunda mano en la calle, transportes irregulares o trabajos de electricidad y fontanería.

 

Erradicación > El delegado del Gobierno anunció un plan entre la Xunta, Hacienda e Inspección de Trabajo para tratar de erradicar ese tipo de actividad. “Se van a intensificar las inspecciones con la colaboración de las asociaciones empresariales que es fundamental porque nos pueden aportar mucha información”, apuntó.

En ese sentido, señaló que en el último año hubo más de 70 expedientes tras las pertinentes inspecciones, solo en el sector de los talleres mecánicos.

“Es un problema grave desde el punto de vista laboral y económico y entre todos tenemos que contribuir a solucionarlo”, zanjó.

Por su parte, el presidente de asociación de autónomos APE-Galicia, José Ramón Caldas, insistió en la magnitud del problema y avisó de que solo en Pontevedra hay más de 150 talleres irregulares, aunque dio que probablemente “hay muchos más”.

Caldas afirmó que el problema de la economía sumergida no se debe a los desempleados, que representan tan solo el 30 por ciento del problema, según sus cálculos.

“El resto lo realizan nuestros propios empleados y los de la Administración, por lo que no es de recibo echar la culpa a los parados”, declaró.

 

Clandestinos > El presidente de la Asociación de Talleres de Pontevedra (Atra), Enrique Fontán, que también asistió a la reunión, agregó que el trabajo no está cayendo en los talleres pero parte del mismo se está realizando en estos talleres clandestinos que en muchos casos son viviendas particulares de difícil acceso.

“Si no se controla esta actividad empresas que llevan toda la vida se verán abocadas al cierre”, señaló el presidente de la asociación, quien también recalcó que los talleres clandestinos no aportan al usuario porque “los servicios salen igual o más caro sin ningún tipo de garantía”.

Juárez avisa del “grave problema” de la economía sumergida en la comunidad