El globo de San Roque se queda en tierra ante la decepción de miles de personas

Globo de Betanzos
|

El globo de San Roque no pudo ser fiel ayer a la tradición de surcar de nuevo el cielo de As Mariñas y se quedó en tierra entre la expectación y la decepción de miles de personas, que aguardaban en Betanzos para ver el tradicional espectáculo. Alrededor de la medianoche y tras una ardua y fatigosa labor para hincharlo, el aerostato de papel más grande del mundo se rompió, lo que provocó el disgusto entre la multitud que llenaba, como es habitual año tras año, la plaza de los hermanos García Naveira.
Tras el suceso, fueron muchos los presentes que se acercaron a recoger trozos del famoso globo para quedárselos como recuerdo y numerosos betanceiros que se encontraban allí rompieron a llorar al ver frustrado el que es sin duda uno de los momentos más emotivos del año. 
El hecho de que el globo se quede en tierra, a pesar de la fragilidad el aerostato, no es, sin embargo, nada habitual y los más jóvenes no recuerdan momentos similares. Tan solo no despegó en dos ocasiones, debido a rotura o por un incendio, además de otro año en el que no hubo acuerdo de la comisión de fiestas.  
La alcaldesa estrenó acto 
Las fiestas de San Roque tenían otras actividades programadas. En este sentido, una de las personas que recordará siempre el día de ayer será, precisamente, la alcaldesa de la ciudad de los Caballeros. María Barral estrenó acto.
Por primera vez protagonizó la Función del Voto. La tradicional ofrenda que la corporación brigantina realiza al patrón de la ciudad. Ante San Roque tuvo un recuerdo para todas aquellas personas que se encuentran en dificultades y rogaba porque la solidaridad y la paz fuesen de nuevo referentes de la sociedad.
A pesar del disgusto por el globo, como será habitual hasta que finalicen los festejos el día 25, la orquesta Dilema se encargó de amenizar la verbena. l

El globo de San Roque se queda en tierra ante la decepción de miles de personas