Los temporales agravan la precaria situación de la catedral de Santiago

GRA281. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28/01/2014.- Varios operarios colocan una nueva gárgola de piedra de 150 cm de largo y 280 Kg de peso, y que sustituirá a una que se encontraba totalmente deteriorada, esta mañana en el tejado de la cat

La catedral de Santiago necesita una intervención de urgencia para solucionar las graves patologías que presenta su estructura, principalmente las cubiertas y las fachadas.
Las inclemencias climatológicas de los últimos meses, con abundante lluvia y en ocasiones fuertes vientos, han puesto de manifiesto la premura de estas intervenciones.
La prueba más palpable de ello es la que los visitantes del templo comprueban con sus propios ojos: cubos bajo las goteras en puntos emblemáticos de la basílica o una lona de llamativo color azul que cubre la capilla del Pilar, para que el agua no dañe las obras de arte en forma de belenes que estos días se exponen en ella.
También los problemas de filtraciones, desconchados y humedades son patentes en el cimborrio, en varias capillas y en el transepto, precisamente de donde cuelga el botafumeiro, el gigantesco incensario y uno de los símbolos más populares del templo compostelano.

Inicio de las obras
Sin embargo, la catedral de Santiago lucirá una nueva gárgola monumental, de 150 centímetros de largo y 280 kilogramos de peso, que sustituirá a otra que se encuentra totalmente deteriorada y en este momento ya no cumplía su función.
La colocación de la misma estaba previsto que comenzase a las once de esta mañana, en la fachada occidental del claustro, pero el viento obligó a retrasar “esta operación de urgencia”, indicó un técnico, que aseveró que el reemplazo se debe a que había “riesgo de caída”.
La pieza, informa la Fundación catedral, fue realizada en los talleres de cantería Castelo, en Picaraña (Padrón, A Coruña). La sustitución se realizó siguiendo los procedimientos tradicionales y en ella intervinieron canteros, herreros y restauradores.
La obra se enmarca en los trabajos de conservación del ángulo suroeste del edificio claustral.

Fachada inestable
Los trabajos realizados hasta la fecha en el templo han permitido restaurar los pináculos de la cornisa -alguno de ellos presentaba una importante inestabilidad, con el consiguiente riesgo de caída-, gárgolas, la cornisa de piedra y la cubierta en esa zona.
También se ha actuado parcialmente en la balconada monumental.
Sin embargo, el elevado coste de todas las reparaciones que aún faltan llevó a la catedral santiaguesa a promover un plan de mecenazgo con el que recibir donaciones para hacer frente a dicho gasto. Por el momento, el templo ha logrado recaudar 1,7 millones de euros, pero las obras más imprescindibles superan ampliamente dicha cuantía.
El caso es que, tras el robo del códice Calixtino en julio de 2011, el templo gallego vuelve a ser noticia.

Los temporales agravan la precaria situación de la catedral de Santiago

Te puede interesar