“Podríamos pactar con el PSOE si fuese necesario, pero sé que no es posible en esta ciudad”

|

El Ideal Gallego-2011-05-08-008-cc00b6a5

carlos negreira candidato a del pp a la alcaldía

Carlos Negreira (Río de Janeiro, 1960) se muestra relativamente tranquilo. Todo lo tranquilo que puede estar un aspirante a la alcaldía de A Coruña a dos semanas exactas de las elecciones municipales. Su paz responde, según cuenta, a la satisfacción por el trabajo hecho durante los últimos cuatro años en la oposición, en los que dice que ha tratado de estar al lado de los vecinos. El del día 22 será su segundo asalto por el bastón de mando del Ayuntamiento, en unos comicios que pintan reñidos, pero en los que aspira a obtener la mayoría absoluta que permita “devolverle María Pita a los coruñeses”. Sobre sus rivales, el candidato del PP centra sus palabras en el socialista y aspirante a la reelección, Javier Losada, al que define como el “alcalde invisible”.

entrevista de patricia g. lema

El candidato del PP a la alcaldía se presenta a la entrevista en la redacción de El Ideal Gallego acompañado de una serie de papeles. No los necesita. Negreira tiene muy claro cuál es el proyecto de ciudad que quiere. Y, según cuenta, poco tiene que ver con lo hecho hasta ahora por el bipartito PSOE-BNG. El suyo, el de su partido, será un Ayuntamiento “realista” con los problemas de los ciudadanos, y en el que los coruñeses jugarán un papel fundamental.
—¿Cómo se presenta la carrera electoral?
—Creo que es una campaña donde el PP va con más ilusión que nunca, con más equipo y más arropado que en ninguna de las anteriores. Y con mucha motivación, y con la esperanza de que los coruñeses luego nos den esa mayoría suficiente para que el PP pueda hacer efectivo el cambio de rumbo, el cambio necesario que esta ciudad tiene que ejecutar.
—Se puede decir que son las elecciones más reñidas de los últimos años, ¿se respira esto en la campaña?
—Veo demasiado alterados a  algunos, fundamentalmente al PSOE. Están muy nerviosos, descentrados y muy a la desesperada, pero en todo caso esperaremos al 22 de mayo, que es el momento en el que los ciudadanos deciden.
—¿Se ve cerca de la mayoría absoluta?
—En el decálogo del candidato del PP que presentamos estos días se establece como primer compromiso que gobierne la lista más votada. Creo que esa es la forma de devolver el protagonismo a los vecinos, frente a esos pactos de salón. Sé que ha habido un bipartito, y el candidato socialista ha dicho que lo repetirá si le salen las cuentas. Y frente a esa coalición más radical que nunca, el PP tiene que lograr esa confianza mayoritaria, porque es indudable que en el PP no vamos a pactar con el BNG. Podríamos pactar con el PSOE si fuese necesario, pero sé que no es posible en esta ciudad.
—¿A qué se refiere cuando dice que podría pactar con el PSOE si fuese necesario?
—El aspecto que estoy sosteniendo es que si el candidato socialista, que no es el caso, interiorizase que los protagonistas son los vecinos y que el candidato más votado es el que debería gobernar, en ese caso podría haber un acuerdo en ese escenario. Pero sé que no es posible en esta ciudad, porque el candidato socialista está absolutamente entregado al matrimonio de conveniencia, y es la única oportunidad que tiene, además. En estos momentos los ciudadanos tienen que decidir: o el modelo del PP o el del matrimonio de conveniencia PSOE-BNG, que es un pacto por el poder sin un modelo común.
—¿Y cuál es el modelo del PP?
—El del PP es un modelo que pretende tres objetivos claros: dar participación a los ciudadanos y tener una visión conjunta; hacer un plan de gestión de verdad en esta ciudad, sin la opulencia que ha caracterizado a este bipartito que hemos dejado, e implementar un nuevo rol para este Ayuntamiento, que pasa por recuperar el protagonismo y el liderazgo en esta área metropolitana, en Galicia, en España y en Europa.
—¿Tiene la sensación de que se quiere reescribir lo que ocurrió hace cuatro años?
—La diferencia entre 2007 y 2011 es que, hace cuatro años, el candidato socialista se presentó casi diciendo que no iba a pactar porque no era necesario, y hoy sabemos que las cuentas no le salen para gobernar en solitario, y sabemos, además, que si le salen las cuentas pactaría, sin duda, con un BNG que no es el de 2007, sino que es el más extremo de todos los que se conocen, liderado por la UPG, partido marxista-leninista.
—La suya fue la última lista en presentarse, y en su mayoría está compuesta por caras ya conocidas...
—Primero, es una conjunción entre continuidad y renovación. Y, segundo, es una lista para gobernar desde el primer día, que tiene sus puntales en todas las áreas. No es una lista para improvisar o una lista de compromisos con no se sabe quien.
—Hay dos concejalas que no repiten, ¿por qué?
—Está muy hablado con ellas. En el PP afortunadamente jugamos muchas ligas por lo que necesitamos a todos los jugadores, y les tocará jugar en otros “partidos”. Además creo que se ha hecho con mucha tranquilidad y sin ningún tipo de problema a diferencia de lo que sucede en otros partidos políticos, donde ha habido más que palabras.
—Sus rivales le han criticado por anunciar que éste es su último intento de gobernar la ciudad. ¿Se irá si no lo consigue?
—Es normal que no lo entiendan cuando los cuatro primeros nombres que van en la lista del PSOE suman 100 años como concejales. Están acostumbrados a otras cosas. Yo lo que digo es que si no soy alcalde asumiré mi compromiso en la oposición, pero, dentro de un proceso de renovación continua, no volveré a presentarme.  
—En ese caso, ¿se iría el día 23 de mayo?
—No, al revés, lo que digo es que asumo un compromiso. De hecho he agotado un mandato municipal cuando todos decían que no iba a hacerlo. Podría haber ido a la Xunta, pero he entendido –así lo he hablado con Feijóo– que tenía que estar agotando el mandato municipal, que fue lo que quisieron los ciudadanos. Lo que sucede es, obviamente, yo me voy a presentar con el compromiso de gobernar o estar en la oposición, según decidan los ciudadanos, pero lo que he dicho es que parece razonable que sea otro compañero el que asuma el relevo para presentarse en otra confrontación política.
—En el nuevo escenario, ¿a quién ve en la oposición?
—En la oposición veré al PSOE y al BNG. No sé por quién estará encarnado. Yo lo que voy a intentar es hacer un gobierno para todos. Volver a recobrar el sentido y la ilusión que han tenido todos los coruñeses. E intentar dar valor a la oposición, frente a ese tic de cortijo que tiene el PSOE y que ha contagiado al BNG. Han entendido que María Pita es suya, y María Pita es de todos los coruñeses. Hace tiempo que han perdido la visión democrática, en la que tiene  que haber gobierno y oposición.
—¿Qué le parece la declaración de patrimonio del alcalde?
—La sensación que percibo entre la gente de la calle es que parece que ha gestionado muy mal sus ingresos, porque cualquier persona medianamente normal habría podido comprarse un piso, más o menos. Pero yo no me voy a meter mucho en eso, aunque le voy a adelantar una propuesta: vamos a plantear que todos los miembros del gobierno municipal tengan que presentar una declaración de bienes y ser pública. El valor de lo que tienen cuando llegan y el valor cuando se marchan.


“Hay que hacer lo que las familias y las empresas: apretarse el cinturón”

El Ideal Gallego-2011-05-08-008-cc054c62O  Parrote es uno de los temas que tendrá que asumir si es alcalde. Cuando el presidente del Puerto dijo que esperaría a después de las elecciones para enseñar el proyecto para el párking, usted estaba a su lado. ¿Qué opina de esto?
—Creo que tergiversaron un poco las palabras del señor Enrique Losada, y además se hizo con clara voluntad de enturbiar para ocultar lo que ha pasado durante estos cuatro años, que es que no se ha sido capaz de poner y encarrilar la solución al Parrote. Y de 2007 a 2009 había un presidente de la Autoridad Portuaria socialista, si hablamos en esos términos, y tampoco se fue capaz de hacer absolutamente nada. Estamos a dos semanas de las elecciones, y ha habido cientos de días en los que se pudo poner solución a este tema y no se puso.
—A la lista de asuntos sin resolver en la ciudad se suma el del Parque Ofimático. ¿A qué se refiere cuando habla de reformularlo?
—Lo que hemos dicho es que llevamos 13 años pendientes de desarrollar lo que se llamaba Parque Ofimático, y lo que estamos viendo es que ha habido prisas de última hora para adjudicar la obra, pero no para resolver de verdad el conjunto del Parque Ofimático. Si soy alcalde convocaré una mesa con todas las administraciones implicadas y con todos los interesados para resolver de verdad los temas. No hacer una “paradiña” verbal para quedar bien con no se sabe quién. Me sentaré con todos los afectados y con todas las administraciones  para dar seguridad jurídica al desarrollo del Parque Ofimático, para dar solución a los cooperativistas, que han sido los que de verdad han sufrido todo este retraso.
—La “Operación dedazo” se ha colado en el medio de la campaña. De hecho, el jueves remitieron ustedes los expedientes a la Fiscalía.
—Hemos remitido este tema a la Fiscalía muy a mi pesar, porque me hubiera gustado que el candidato socialista hubiese dado explicaciones contundentes de por qué ha hecho lo que ha hecho, y no se haya escondido detrás de los funcionarios, escudado en que él no firma nada, y que hace que uno llegue a pensar que el de esta ciudad es un alcalde invisible. Lo que hay que explicar es por qué se ha invitado a un grupo muy reducido de empresas a la mitad de las adjudicaciones, y por qué no hay un sistema transparente y de igualdad de oportunidades.
—El gobierno local lo acusa de haber esperado hasta ahora para hacerlo público...
—¿Ese es el problema real que hay en esta denuncia? ¿El tiempo? ¿O el problema real es que la denuncia tiene fundamento? Ese es el tema. Si la denuncia no tuviese ningún fundamento lo que podrían haber hecho es dejar en evidencia al PP, con todas las explicaciones, enseñando todos los expedientes, poniéndolos a disposición de toda la corporación municipal para que lo pudieran ver. Y no ha sido así
—En este sentido, ya anunció un portal de contratación electrónica si llega a la Alcaldía. ¿Tiene previsto alguna medida más?
—También me comprometo a llegar a un acuerdo con todas las organizaciones de empresarios de la construcción, para hacer un sistema de forma de que las empresas que cumplan puedan acceder en condiciones de igualdad a las obras municipales.
—¿Cree que al ciudadano de a pie le preocupa este tema?
—En realidad no es un tema, sino que son muchos temas, que lo que denotan es una forma de gobernar como si esto fuera su cortijo. Han hecho durante tantos años determinadas cosas que creen que es lo normal. Y lo que hay que decirle después de 30 años es que eso no es normal, que vivimos en una ciudad que lo que quiere es igualdad de oportunidades. Que quiere que los políticos hagan lo que hacen las familias y lo que hacen las empresas, que es apretarse el cinturón. Es que eso es lo normal. Dicen que es demagogia del PP hablar de austeridad. Estos días he propuesto un decálogo muy claro: en el próximo mandato municipal ningún miembro de la corporación se va a subir el sueldo, veremos si lo hay que bajar; vamos a reducir a uno los coches oficiales y, entre otras medidas, vamos a rebajar a la mitad el gasto en asesores.
—A nivel municipal, ¿cambiará en algo el problema del paro según quién gobierne?
—Es indudable que para el empleo todos podemos aportar. Pero se puede remar en una dirección o en sentido contrario. Yo puedo acentuar la crisis si meto un carril bus en la calle de San Andrés y en Federico Tapia, o con prácticas irregulares de no transparencia en la contratación de obras.
—Si reducen asesores aumentará el paro...
—Pero si se reducen los asesores, ese millón y pico de euros lo puedo dedicar a apoyar a nuevos emprendedores, o lo puedo dedicar a promocionar y a apoyar al pequeño comercio, o lo puedo dedicar a ese empleo, que es el que de verdad nos va a sacar las castañas del fuego en un futuro.
—Hablando de pequeño comercio, ¿ha estado ya en Marineda City?
—No.

El Ideal Gallego-2011-05-08-008-cc034880EL PLAN GENERAL  SU PROPUESTA PARA 2012

“Dejaremos claro que no va a haber fuera de ordenación en el PGOM”

La aprobación del Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) se suma a la lista de asuntos pendientes. Negreira adelantó hace una semana que su intención, si gobierna en María Pita, es aprobar el documento diseñado por Joan Busquets a mediados de 2012. Aunque, eso sí, con cambios.
—¿Qué modificaciones planea introducir en el Plan General?
—Ese plan tiene un buen diagnóstico y tiene algunas lagunas. Vamos a dejar claro, primero, que no va a haber fuera de ordenación de viviendas que ahora son legales. Segundo, ese plan necesita financiación, y firmar contratos con las administraciones que dicen que van a invertir, pero que no han firmado ese compromiso. Y necesitamos bajar el plan bien a muchas zonas de la ciudad.
—¿Y quién se encargaría de su redacción?
—Tengo el compromiso de hacerlo con los arquitectos locales, e implicar en esa adaptación a la escuela y al Colegio de Arquitectos, para hacer un trabajo en un tiempo razonable, con el fin de tener un plan urbanístico tan necesario para la ciudad.
—Para el PGOM parece que tiene las ideas claras. ¿Y para la planta de Nostián?
—En Nostián haremos lo que hemos reclamado desde hace cuatros años: realizar una auditoría económica para saber el estado real de lo que hemos invertido, y otra auditoría medioambiental.

“Podríamos pactar con el PSOE si fuese necesario, pero sé que no es posible en esta ciudad”