Oleiros exige a la Xunta el rechazo de las alegaciones de Cal Pita y Arriva

García Seoane insiste en que la Xunta no autorizó aún una línea de bus urbano a la playa de Santa Cristina por electoralismo | aec
|

El Ayuntamiento de Oleiros exige a la Xunta que rechace las alegaciones presentadas por las empresas de transporte público Cal Pita y Arriva a su propuesta de enlazar el núcleo de Santa Cristina con A Coruña con una línea de bus urbano.
El Gobierno local, el pasado día 2, remitió a la Consellería de Infraestruturas e Vivenda un documento con el que contestaba a las alegaciones presentadas por las compañías afectadas por la posibilidad de implantar una nueva línea; es decir, las dos mencionadas además de la Compañía de Tranvías de A Coruña.
Oleiros considera coincidentes las alegaciones de las dos primeras y las responde de manera conjunta. Así, dice que la normativa actual permite que se establezcan más líneas de transporte aunque estas coincidan con otras ya implantadas.
“Posibilidad de autorización de tráficos coincidentes en la zona de influencia de un núcleo urbano como la ciudad de A Coruña hasta un máximo de diez kilómetros medidos en línea recta desde el centro del núcleo urbano, previsión que en el caso que nos ocupa se cumple”, indica el Ejecutivo oleirense, en el documento que entró por registro en la Xunta a las 12.15 horas.
Respecto al abono de indemnizaciones a las compañías afectadas por el incremento de líneas y el consiguiente pérdida de abonadas también lo rechaza.
“(Las empresas de transportes) no cuantifican nada, no existe actualmente ninguna pérdida de viajeros, y de existir en el futuro, tendrán que justificarla, así como justificar las pérdidas”, argumenta Oleiros, al tiempo que señala que las futuras indemnizaciones deberían ser analizadas una vez puesto en marcha el servicio. 
Boicot 
No obstante, el alcalde, Ángel García Seoane, resta cierta importancia a las alegaciones de ambas compañías e insiste en que Santa Cristina y la ciudad de A Coruña todavía no se encuentren unidas por la línea de bus urbano 1-A es por una cuestión electoralista.
De ello culpa al Partido Popular. Lo responsabiliza de hacer oídos sordos a esta propuesta para que no derive en votos para Alternativa dos Veciños en los comicios locales que se celebrarán el próximo año en el Ayuntamiento herculino.
“Yo no plantée esta iniciativa para ganar votos, lo hice para ofrecer un nuevo servicio a los ciudadanos pero está visto que a algunos les molesta”, apuntaba Seoane esta semana. l

Oleiros exige a la Xunta el rechazo de las alegaciones de Cal Pita y Arriva