La ciudad se libra de otra alerta al desviarse la borrasca hacia el norte

06 febrero 2017 A Coruña.- El temporal aporta arena a las playas urbanas Los vientos del sur y del surueste que trajeron la borrasca provocaron que los arenales "creciesen"
|

Las predicciones meteorológicas apuntaban el lunes que la ciudad podría verse sometida hoy a una nueva alerta roja: el anticiclón sobre el Atlántico que es el responsable del mal tiempo que reina estos días en A Coruña y en gran parte de la Península generaba nuevas borrascas. Sin embargo, los últimos datos  revelaron que se ha desviado hacia el norte, librándose la ciudad de lo peor. Fuentes de los servicios de emergencia apuntan a que esta jornada “habrá mal tiempo, pero será como el de hoy (por el de ayer)”. Es más: ni siquiera está previsto montar un dispositivo de emergencia.
Los responsables habían estado siguiendo muy de cerca la evolución de este último temporal porque el viento soplaba desde el norte, precisamente la dirección en la que se abre la bahía del Orzán. Eso implicaba que las olas entrarían con fuerza, por lo que las autoridades temían que fuera necesario cerrar el Paseo Marítimo a la circulación peatonal y que el viento aconsejara también clausurar las zonas verdes.  

sin incidencias
Ya el martes, la alerta roja pasaba a ser naranja, a medida que el peligro se iba alejando, pero aún persistía la posibilidad de peligro en la costa, que no se ha concretado. Esto supone un respiro tras dos alertas rojas bastante seguidas. Solo en la última, Bomberos contabilizó 110 actuaciones debidas al fuerte viento, que dañó árboles, tejados de uralita, ventanas, semáforos y carteles y dejó sin luz a cientos de personas en el área metropolitana. 
En cambio, el nuevo pronóstico apunta a que lo peor que habría que soportar hoy serán las lluvias, que llegarán avanzada la tarde, en un marco de alternancia de nubes y claros. El viento soplará con fuerza moderada y las temperaturas incluso ascenderán ligeramente, según Meteogalicia, que añade que la mayor parte de las precipitaciones caerán por la noche. 
La situación de inestabilidad se mantendrá durante el resto de la semana, con chubascos intermitentes por la tarde o por la noche, con cielos cubiertos el resto del tiempo y bastante viento, con una temperatura máxima de 14 grados. Nada por lo que alarmarse y, desde luego, nada por lo que declarar una alerta. n

La ciudad se libra de otra alerta al desviarse la borrasca hacia el norte