Vecinos de Novo Mesoiro se citan con la Xunta para darle un ultimátum

27 agosto 2015 página 6 A Coruña.- La Xunta inicia los trámites para echar a los okupas de Novo Mesoiro Uno de los portales de las comunidades amenazadas muestra señales de vandalismo
|

El próximo miércoles, la comunidad de vecinos de los números 15, 17, 19 y 21 de la calle Ribeira Sacra, en Novo Mesoiro, se reunirá con la jefatura del territorial del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) para tratar los problemas de convivencia que generan los alquilados de la Xunta. No va a ser una reunión cordial. El presidente de al comunidad, Javier Mañana, advierte de que piensa plantear un ultimátum a la nueva responsable provincial: “O sacan a esa gente de ahí, o nos pagan a nosotros lo que llevamos de hipoteca o tomaremos medidas, como dejar de pagar”. 
La situación que vienen soportando desde hace cinco años saltó recientemente de nuevo a la actualidad debido a la aparición de unos okupas en pisos que se encontraban vacíos, pero ellos  siempre han insistido que las molestias que tienen que soportar lo causan los inquilinos del IGVS, que han accedido a esas viviendas a través del Rexistro de Demandantes de Vivenda Protexida: robos, amenazas, tráfico de drogas y vandalismo son algunas de las conductas que les achacan desde la comunidad. 
Además, no es la primera reunión que mantienen con el IGVS, el anterior presidente de los vecinos del inmueble ya se citó con los representantes del organismo autonómico, y todo quedó en nada. Mañana no está dispuesto a que la historia se repita la semana que viene: quiere una verdadera solución. 
El 26 de agosto, el IGVS anunció que pensaba tomar medidas legales contra los okupas. Los técnicos del instituto ya visitaron el lugar acompañados de la Policía para comprobar la situación. Su objetivo es que la abandonen para volver a adjudicarlas siguiendo la lista del Rexistro de Demandantes de Vivenda Protexida. Por otra parte, el IGVS se plantea iniciar las medidas penales que considere oportunas contra los okupas, y si alguno de ellos es un indigente, solicitará la intervención de los Servicios Sociales.

de oficio
Sin embargo, no se han pronunciado todavía sobre el problema que supone para el vecindario los inquilinos que mantienen en pie de guerra a esos cuatro portales de la calle de Ribeira Sacra a pesar de que, en opinión de los vecinos, sería mucho más rápido de solucionar que el problema de los okupas. “Ahí el IGVS tiene que actuar de oficio”, asegura Mañana, que recuerda que todos los inquilinos firmaron un acuerdo por el que se comprometían a respetar las normas de convivencia o ser expulsados. 
Y según la comunidad, la expulsión es lo que merecen. “Hay gente que bajó al garaje y se encontró con que habían robado las cuatro ruedas del coche. Dejan sus perros en el vestíbulo para que orinen y defecan en las escaleras”, enumera Mañana. Se han dado casos en los que han robado todos los contadores o cables de metal. La mayoría no paga la comunidad y la Xunta, que posee el 90% de los pisos vacíos, lo hace siempre con retraso. La sensación es de hartazgo: “Algunos quieren tomarse la justicia por su mano. Otros, consultar con abogados si pueden no pagar la hipoteca”.

Vecinos de Novo Mesoiro se citan con la Xunta para darle un ultimátum