El Liceo, al borde de la eliminación tras encajar una goleada en Barcelona

Copia de Deporte Campeón-2016-03-07-029-4d5bc69b
|

El Barcelona se lució para sumar ante el Liceo una gran ventaja (seis goles) en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga Europea. Los de Ricard Muñozmantuvieron el buen momento de forma de la Copa del Rey, en un Palau Blaugrana con 2.358 espectadores. Los goles de Panadero, Pablo Álvarez (3), Lucas Ordóñez y Matías Pascual, además, se han sumado al cerrojo defensivo. El portero Aitor Egurrola fue una pesadilla para los hombres de Carlos Gil, sobre todo en el primer tiempo. 
Con los seis goles de desventaja, los verdiblancos saben que será muy complicado remontar, pero no les queda otra que apelar a la épica e intentar la sorpresa el próximo dos de abril en el Palacio de los Deportes de Riazor.
Ambos equipos eran conscientes desde el primer momento que lo más importante era ser sólidos en defensa, y no tomaron riesgos en las primeras jugadas. Los primeros protagonistas han sido los porteros. 
Egurrola y Malián evitaronl os primeros intentos en las dos porterías. Matías Pascual, a continuación, fue quien más cerca estuvo del gol. A partir de esta ocasión, el Barcelona se ha animado y ha buscado con más intención la portería visitante. Y fruto de ello, en el minuto 9, se puso por delante. En una jugada rápida, Panadero recibió de Pablo Álvarez y cruzó el disparo a la escuadra.
Los azulgrana eran superiores en todos los aspectos del juego, y no tardaría en llegar el segundo. Después de que Egurrola salvara una ocasión de Dava Torres, Pablo Álvarez no perdonó en el otro extremo de la pista. 
El Barcelona, con confianza, atacaba y replegaba en defensa. Con el 2-0, el conjunto anfitrión se concentró en priorizar la defensa. Y el Liceo intentó reducir las diferencias, pero fue imposible para los de Carlos Gil.
La primera parte entró en su recta final con un panorama ideal para los intereses azulgranas. Dominaba en el marcador y sobre el parqué, y Egurrola seguía parándolo todo. Así, el Barcelona dio otro empujón en dirección a la portería contraria. Barroso, Pascual y Gual estuvieron a punto de marcar en tres acciones casi seguidas, y en el minuto 23 llegó otra mala noticia para los coruñeses. Pablo Álvarez se encontró una bola cerca de la portería y la remató para hacer el 3-0 justo antes del descanso.
Al arrancar el segundo tiempo hubo un cambio de papeles. El Liceo, con una necesidad clara de recortar el marcador, ha asumido el peso del juego, mientras que el Barça ha buscado acciones rápidas para poder ampliar su ventaja. Con esta fórmula, los azulgrana han tenido dos ocasiones de Pablo Álvarez y Barroso para marcar, pero la más clara ha llegado en el minuto 35. 
La décima falta del Liceo ofreció a Pablo Álvarez una oportunidad a bola parada, pero Malián evitó el cuarto gol.
El Liceo seguía intentádolo, pero ayer no tuvo su día de cara a la portería contraria. Por si fuera poco, Jordi Bargalló vio la tarjeta azul por una acción sobre Gual, y Lucas Ordóñez, de falta directa, no falló. Fue la puntilla a un equipo coruñés que vio cómo Matías Pascual ampliaba la distancia (5-0) a falta de diez minutos para el final del encuentro.
Un resultado que parecía definitivo hasta que Pablo Álvarez apareció de nuevo para dar un nuevo golpe al que fue su equipo. A tres segundos para el final, el argentino lideró un contraataque y cerró un 6-0 que da una gran ventaja al Barcelona para el partido de vuelta.
Un encuentro que todavía no está en la mente de los coruñeses, los cuales ya piensan en un nuevo reto, intentar derrotar a domicilio al Alcoy, en su compromiso de OK Liga de mañana. Tras el resultado de ayer, prácticamente la competición doméstica es la única opción de título de esta temporada para los de Gil.

El Liceo, al borde de la eliminación tras encajar una goleada en Barcelona