Lienzos y cajas de vino crean el viaje por las inquietudes artísticas de Santiago Riera

Santiago Riera, durante la inauguración en Bomoble | javier albores

Las calles de A Coruña, los motivos cinematográficos y los guiños a actos de la sociedad son algunas de las inspiraciones de Santiago Riera para crear las obras que expone en la galería Bomoble hasta el próximo 31 de agosto.


“Duelo de Titanes” o “Psicosis” son algunas de las obras fílmicas en las cuales Riera encontró inspiración para crear algunas de sus pinturas.

Óleos, acrílicos y mucho collage, son las principales técnicas empleadas por este artista natural del barrio vigués de Canido.

Un cierto toque de abstracción, con unos colores muy vivos, que predominan en la composición, caracterizan las obras que expone en Bomoble.


Los paisajes urbanos que trata de mostrar alternan coruñesas visiones, como Puerta Real o la casa modernista de María Pita, o diversos entornos vigueses.


Pero no todo son paisajes y referencias cinematográficas, ya que Riera también pretende enseñar sus influencias musicales, como lo es el flamenco y el mundo gitano, tal y como se puede apreciar en el cuadro en el que homenajea a Camarón.

Licenciado en Bellas Artes y en Diseño Gráfico, Riera pinta desde muy pequeño, tratando de dejar su pequeña huella en este mundo. La exposición en Bomoble es precisamente un viaje en el que Riera permite que nos aproximemos a sus gustos y a sus inquietudes a través de las poco más de una decena de obras que trae a la ciudad.

Más formas
No solo son pinturas en un formato plano como solemos esperar cuando pensamos en pintura, sino que Riera ofrece piezas más especiales realizadas en otros formatos, como en cajas de vino.
Estas cajas, de las cuales hay una pequeña representación en la muestra, cuenta además con otros elementos ajenos a la pintura. Es el caso de una de las obras más llamativas de esta exposición, en la que Riera se vale de todas las caras de la caja para llevar su pintura más allá y terminar decorando el interior con las raíces de un árbol.


Son estas cajas las más llamativas y en las cuales Riera deja entrever críticas u homenajes varios. Destaca la caja en la que muestra a un torero, mientras el exterior es decorado por la cornamenta, real, de un toro.


Es esta una manera de llevar la pintura a otros mundos a través de los cuales la carga significativa y emotiva puede ser mucho mayor, tanto para el propio creador como para el espectador.


El viaje por los mensajes e influencias del artista vigués se podrá visitar durante todo junio y durante los meses de julio y agosto en la galería Bomoble.

Lienzos y cajas de vino crean el viaje por las inquietudes artísticas de Santiago Riera

Te puede interesar