Duro castigo para el Cerceda

El Cerceda pagó caro un primer tiempo con despistes defensivos y sin mucha profundidad ofensiva y, pese a que fue superior en el segundo tiempo, el Rápido de Bouzas, liderado por un Pablo Carnero que metió dos golazos en el primer acto, se llevó los tres puntos de O Roxo.
Dos líneas de cuatro jugadores perfectamente trazadas y otra de dos por delante para tratar de anular los ataques del Cerceda. Tuvo el balón el equipo de Ángel Cuéllar, pero lo tuvo en zonas en las que el Rápido no se sentía exigido. Cañi, en la banda izquierda, le creó problemas a Jesús Varela. Precisamente desde ese carril llegaron las mejores aproximaciones del conjunto rojiblanco, en el que entró Peque en el lateral derecho que dejó vacío el lesionado Noé. Por lo demás, el Cerceda sacó el once tipo del inicio de liga. 
En el Rápido de Bouzas, Patxi Salinas parece tenerlo claro. Nueve jugadores de campo trabajan a destajo y el número diez, Pablo Carnero, pone la calidad. En el día de ayer la puso al servicio del equipo con dos golazos. El exjugador del Pontevedra amortiguó, en el minuto 9, un centro tenso desde la izquierda de Youssef: acolchó la bola con la derecha y, acto seguido, fusiló (0-1) con la zurda. Ni media hora de partido se había cumplido cuando un centro desde el carril derecho de Jesús Varela, aunque con la pierna izquierda, llegó manso al segundo palo, donde Carnero pilló despistado a Angeriz para, de cabeza, cambiar la dirección de la pelota y dejarla en la red.
Con el objetivo de remontar un 0-2 en contra se presentó el Cerceda en el descanso. Antes del pitido del árbitro, Cúellar se vio obligado a realizar el primer cambio: salió Cañi lesionado y entró en su lugar Carlos, que ocupó la banda izquierda. Tras la reanudación, nueva sustitución: Edu entró por Agulló. Después de insistir en dos acciones a balón parado, a la tercera fue la vencida y Uxío, en un córner botado por Álex Ares desde la derecha, cabeceó al fondo de las mallas. A partir de ahí, el conjunto rojiblanco se hizo con el partido e inclinó el campo hacia la portería visitante. 
Con el último cambio (Róber por Uzal), el Cerceda se quedó con la línea defensiva del inicio, Edu por delante como único mediocentro, una línea de tres con Álex Ares en la derecha, Róber en la izquierda y Carlos por dentro y Javi Otero y Uxío en punta de ataque. Para contrarrestarlo, Patxi Salinas optó por jugar la última media hora con tres centrales (fuera Raúl y Martín al campo). El Cerceda merodeó mucho el área contraria y rozó el gol, fundamentalmente, en acciones a balón parado. 
El Rápido resistió como pudo y, después de un centro chut de Popi que salió por encima del larguero, encontró la contra perfecto para, en una interminable conducción de Pardavila, firmar el definitivo y excesivo 1-3.

Duro castigo para el Cerceda

Te puede interesar