Nuria: un guante, un puñal y defensa por sorpresa

28 octubre 2019 Fútbol Femenino Temporada 2019-2020 Primera Iberdrola Deportivo Abanca - Tacón Real Madrid 3-1
|

Nuria Rábano Blanco (15 de junio de 1999, Santiago de Compostela) es una de las cuatro futbolistas del Deportivo Abanca que siguen en el equipo desde su creación en el verano de 2016 –las otras son Teresa, Miriam y Cris–. Y es una de las cuatro gallegas en la primera plantilla.

Llegó al equipo blanquiazul con 17 años recién cumplidos y solo una temporada en categoría nacional en el Atlético Arousana. Era una delantera muy técnica, habilidosa y con un guante en su pie izquierdo. En el Depor alternó entre las posiciones de extremo y punta hasta su reconversión al lateral esta temporada.

“Este año me tocó ahí y, aunque no me lo esperaba, me tuve que acomodar sí o sí para jugar y tener minutos. Cada vez me siento mejor y pienso antes en defender que en atacar”, reconocía la protagonista en rueda de prensa después de un partido esta temporada.

 

Indiscutible

Nuria se ganó un puesto en el once inicial por delante de Érika, que dejó el Depor por el Alavés en invierno, Patri Díaz, que todavía no ha debutado con el primer equipo, e incluso Villegas, más habitual como central que en el lateral.

La compostelana es una de las jugadoras de la plantilla blanquiazul más utilizadas por Manu Sánchez: ha disputado 20 partidos de liga (17 como titular) y los dos en la Copa de la Reina. En Primera Iberdrola suma cinco asistencias y es la tercera mejor del equipo en ese apartado solo por detrás de Teresa y Athenea, ambas con seis pases de gol, aunque todavía no ha visto portería.

A sus 20 años (cumplirá 21 en junio) ha descubierto una nueva posición y su potencial en defensa es aún desconocido. Aunque todavía sufre en ciertas facetas, como la orientación o el juego aéreo, Nuria destaca en el uno contra uno –para el recuerdo su capacidad para aguantar a Graham Hansen en Barcelona– y, por supuesto, brilla en labores ofensivas.

Por su buen juego de pie aporta una salida más de balón y muchas veces sorprende al rival con sus llegadas hasta la línea de fondo. Además, su exquisita zurda es una garantía en el balón parado.

 

Madurez

Internacional en categorías inferiores, Nuria cumplió su ciclo con un título Europeo (2017) y un subcampeonato Mundial (2018), experiencias de las que ha aprendido y madurado, como las lesiones. En su mejor momento, física y mentalmente, es otra futbolista del Depor muy apetecible en el mercado. Por ahora no ha renovado.

Nuria: un guante, un puñal y defensa por sorpresa