Rosa Cedrón y Alejandro Vargas “chanelizan” María Pita en una cita con la nostalgia

El Ideal Gallego-2017-08-04-036-a9f1259d
|

Chanelizando A Coruña. Esa fue la intención con la que Rosa Cedrón se subió ayer al escenario junto con Alejandro Vargas Consort & Camerata Egeria en una puesta en escena que trajo el sabor cubano e instaló a los espectadores en la ciudad a la que el compositor le dedicó una pieza tras otra. En terrazas y cafeterías. Y es que más que un compositor clásico, Chané fue un vecino de A Coruña, con un repertorio tan extenso como inédito. 
Por eso, la cita de ayer en María Pita fue una oportunidad para hacerse con obra desconocida gracias al proyecto pilotado por Ramón Pinheiro “Chané na Habana”, que fue recogiendo con Mauro Sanín las partituras que desplegó por el mundo. Así que más allá de “Os teus ollos” y “Un adiós a Mariquiña”, el público despejó la nebulosa “Chané” como lo hizo meses antes Rosa: “Se intuía que podía haber mucho más”. Y lo había. 
Anoche sonó parte gracias al piano de Alejandro Vargas, al contrabajo de José Manuel Díaz y a una voz, la tercera coruñesa en escucharse en la plaza, que confesaba ser de esa gran masa que no conocía lo hecho por un hombre “con una vida envuelta de misterio” que fue dejando rastritos hoy recompilados por la Central Folque para deleite del oído ajeno. Cedrón destacó la calidad de los músicos que la acompañaron, la de los doce de la Real Filharmonía de Galicia, y en especial, la de una trompeta como Myquel Gonzáles, “para el que no hay palabras que lo describan”, que le regalaron a María Pita una noche de fusión cubana y gallega. 

Visión global
Entre todos, le pusieron banda sonora al periplo de Chané a un lado y a otro del charco, dando una visión muy global y con percusión, gracias a Luis Alberto Legido y Javier Barral: “Todos los temas tienen su aquel”. La plaza se vistió de tradición cuando le tocó hacerlo, pero con toque moderno y ese sabor cubano que Chané trajo en la maleta: “Tiene un repertorio muy variado y en el caso de ‘Unha noite na eira do trigo’, hizo algo diferente a la que llevo cantando toda la vida”, dijo Rosa. 
Cedrón le cogió el testigo a Sés, las dos del mismo barrio de Elviña, que a su vez, se lo cogió a Xoel, siendo tres ya los coruñeses que cantaron en María Pita: “Somos muchos artistas y es de justicia que tengamos nuestro lugar”. l

Rosa Cedrón y Alejandro Vargas “chanelizan” María Pita en una cita con la nostalgia