Las entidades benéficas idean menús para vivir una Nochevieja normalizada

El albergue de Padre Rubinos ofrecerá un menú especial de Fin de Año PATRICIA G. FRAGA
|

La necesidad, cada vez mayor, es una realidad en muchos hogares coruñeses y queda todavía más patente en un paseo por las calles. Sin embargo, en estas fechas hay quien busca paliar la dureza de unas fiestas en solitario y sin ningún fasto a través de menús navideños y actividades para olvidar por un momento los problemas. Entidades benéficas como Padre Rubinos, Cáritas o la Cocina Económica no suelen recibir a muchos más usuarios en este época, pero aún así organizarán acciones para levantar el ánimo a los habituales.
El albergue de Padre Rubinos será una de las instituciones sociales de la ciudad más volcada en recrear un ambiente de festejo normalizado. Esta tarde se realizará una “actividad lúdica, sobre todo, para que la gente, que recuerda más a sus familias o sus problemas y está de bajón, esté entretenida”. En concreto, se ofrecerá una sesión de karaoke para que la música entre en las vidas de los más necesitados aunque solo sea por unas horas.
Además, la educadora Patricia Amil avanza que los usuarios contarán con un menú de Fin de Año especial tejido a base de “entrantes variados, sopa de marisco, pollo a la nata, uvas, turrones y refrescos”.
También la comida de Año Nuevo tendrá un toque distinto al habitual para esos usuarios que mantienen el centro “en unos niveles del 75% de ocupación”. Amil explica que hay “casos puntuales” en los que reciben a un mayor número de comensales o inquilinos nocturnos “pero no porque sean estas fechas sino por el frío en sí”.
Por su parte, el comedor de Cáritas limitará los cambios a la comida “que será un poco más completa y con el típico postre con turrón”. Su directora, Mercedes Carrión, comenta que tan solo trabajarán con los 40 comensales fijos sin que se haya gestionado una mayor demanda. “En la residencia tendrán un menú especial y cena con champán y las auxiliares cantarán villancicos y harán un poco de farra para crear ambiente navideño porque la mayoría de los residentes se quedará a pasar la noche en el centro”, concreta.
La Cocina Económica trasladará el regalo gastronómico al miércoles. “En Año Nuevo tendremos salpicón de rape y cordero asado además del típico turrón y las confituras”, destaca el tesorero de la organización y responsable del programa de deslocalización, Emilio Suárez, que recordó los percebes y langostinos del día de Navidad. n

Las entidades benéficas idean menús para vivir una Nochevieja normalizada