Sánchez y Cosidó se enzarzan en el Senado en un debate sobre los fraudes en sus tesis doctorales

GRAF2983. MADRID, 23/10/2018.- El presidente del Gobierno, Pedro sánchez, durante su intervención en la sesión de control que tiene lugar hoy en el pleno del Senado. EFE/ Fernando Villar
|


Fue en la sesión de control al Gobierno del pleno de la Cámara Alta donde, a raíz de una pregunta de Cosidó sobre la promesa de regeneración democrática de Sánchez, el debate derivó en un cruce de acusaciones en torno a sus tesis.

El portavoz del PP criticó al jefe del Ejecutivo por no “dar la cara” en el Senado cuando se le llama a comparecer por ello, una actitud que dijo que demuestra su “escaso talante democrático”.

Sánchez contraatacó en su contestación sembrando a su vez dudas sobre la tesis doctoral del portavoz de los populares.


En concreto, le preguntó por qué no la hace pública, le pidió explicaciones por el hecho de que en el tribunal que le examinó hubiera “significados miembros del PP” y cómo es que la defendió un 1 de enero.

Durante el tenso debate, el presidente del Gobierno también procedió a enumerar una serie de decisiones de su Gabinete para regenerar la vida democrática, como publicar las declaraciones de bienes de altos cargos, levantar el veto en el Parlamento a cuareta y cuatro proposiciones de ley e iniciar los trámites para eliminar aforamientos.


“Regenerar la vida democrática no es rebajar la calidad de las instituciones al bajo nivel con el que ustedes están ejerciendo la oposición y que es impropio de un partido de Gobierno”, añadi´´o el presidente.

Por ello, Sánchez expresó su deseo de que el Partido Popular  “encuentre pronto el camino de la moderación y acabe con la radicalidad y la crispación porque el centro-derecha social de este país no se siente representado por su estrategia de oposición en el Senado y el Congreso”.

Un peligroso izquierdista
Sánchez, quien ironizó con que el PP le criticó hasta por donar sangre, y todo lo que haga les parece “ilegal, inmoral y hasta, incluso, engorda”. 


Sí, soy un peligroso izquierdista que quiere romper España y encima dono sangre”, bromeó Sánchez, en referencia a la acusación infundada que virtió contra él el PP por donar sin que hayan pasado cuatro meses de su gira iberoamericana.

Existe una recomendación regulada en un real decreto sobre cómo han de hacerse las donaciones de sangre, según la cual es conveniente esperar cuatro meses tras haber visitado países considerados zonas endémicas de malaria, como lo es Bolivia, país que visitó Sánchez. No obstante, esta recomendación sobre a quién se debe excluir en una donación de sangre ha de ser valorada por un médico, como ocurrió en el caso de Sánchez sin que se considerase que la gira latinoamericana del presidente le impidiese donar sangre.

Sánchez continuó su ataque contra el PP poniendo en valor que los socialistas defendieron la Constitución y el Estado “en la oposición y el Gobierno”. “Ustedes no pueden decir lo mismo”, le reprochó al PP, al que ha acusado de aplicar “la ley del embudo, muy ancho para ustedes y muy estrecho” para el resto.


Sánchez preguntó también a Cosidó si deberían dimitir algunos senadores que aparecieron en los papeles de Bárcenas por cobrar sobresueldos u otros que dimitieron como consejeros autonómico por el caso “Púnica” o cuya actitud fue reprobada por el Consejo de Europa.

Sánchez y Cosidó se enzarzan en el Senado en un debate sobre los fraudes en sus tesis doctorales