Vigo compite por un nuevo modelo de Citroen con gran volumen de unidades

Alberto Núñez Feijóo participa en una reunión de trabajo con directivos de PSA
|

La factoría viguesa de PSA Peugeot Citroen optará a la adjudicación de un nuevo modelo, para lo que tendrá que competir “con todas las plantas del grupo en Europa”, según ha confirmado ayer el director del centroYann Martin.
Tras mantener un encuentro con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y con el conselleiro de Economía, Francisco Conde, el director de la planta viguesa avanzó que, a partir de la próxima semana, un grupo de trabajo comenzará a elaborar la propuesta de industrialización para optar a ese nuevo modelo, del que no ha querido dar más detalles por razones de confidencialidad.
Lo que sí confirmó Martin es que el nuevo modelo se enmarca en un “proyecto mundo”, es decir, que Balaídos fabricaría ese vehículo para todo el mundo, y ha avanzado que, de lograr la adjudicación, supondría “volúmenes de producción importantes” para la factoría.

competitiva
El director del centro vigués señaló que es muy importante que la propuesta de industrialización sea “competitiva” y permita alcanzar altos “niveles de eficiencia” para imponerse a otras candidaturas, aunque ha evitado pronunciarse sobre las posibles “acciones complementarias”, a nivel industrial o laboral, que implicará. “Primero hay que ver todas las palancas que vamos a mover”, afirmó Yann Martin, quien no dudó en proclamar que “Estamos en la guerra, y creo que vamos a ganar”.
Tras conocerse la noticia, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quiso trasladar todo el apoyo del Ejecutivo gallego a  los responsables y los trabajadores de la fábrica viguesa y a todo el sector auxiliar de la automoción en Galicia. El presidente gallego insistió en que su gabinete actuará para que PSA Vigo pueda desarrollar sus planes estratégicos con “garantías jurídicas”, en lo que respecta al ámbito urbanístico.

llamamiento a los grupos
Así, el presidente autonómico volvió a hacer un llamamiento a los grupos parlamentarios para que pueda prosperar el debate de la enmienda a la Ley del Suelo, y que Citroen pueda reordenar sus espacios, evitando el bloqueo urbanístico que supuso la anulación del Plan General, y sin poner en riesgo futuros proyectos, como las nuevas furgonetas (k9) o la posible adjudicación de ese nuevo modelo.
“Esta es la propuesta más rápida”, afirmó, y advirtió de que “los 7.000 empleos directos” de la fábrica, además de los miles indirectos, “merecen” que el Parlamento gallego pueda “discutir” esa enmienda.
El presidente de la Xunta matizó que las necesidades de la planta automovilística viguesa pasan por una reordenación de espacios dentro de su propio perímetro, es decir, que no habría una ampliación y, por tanto, “ni un solo vecino de Vigo se verá perjudicado”.
Núñez Feijóo recordó que la planta viguesa se encuentra en una situación de “estrangulamiento”, y esta ley “excepcional” permitiría el desbloqueo de la situación urbanística en un período breve, de unos 4 o 6 meses, frente a la tramitación de un plan sectorial, que podría tardar entre 24 y36 meses.

Vigo compite por un nuevo modelo de Citroen con gran volumen de unidades