Negreira deja en manos de los socialistas la formación del gobierno y los posibles pactos

El Ideal Gallego-2015-05-26-004-8ca55f4e
|

Con un escenario político incierto en María Pita, la formación del gobierno municipal se tramará en los despachos. Tras conocer los resultados electorales, los dos partidos con mayor número de votos (Marea Atlántica y PP) se rifan los apoyos para conseguir dar forma a un grupo de gobierno para los próximos cuatro años.
Lo sabe el líder de los populares, Carlos Negreira, que ayer volvía a insistir en que esto es lo que han querido los coruñeses, que “obligan a los partidos a ponerse de acuerdo, porque ninguno tiene capacidad para gobernar en solitario al no haber mayoría”, explicó.
Y aunque aclaró que aún no había comenzado a mantener conversaciones con nadie, dejó claro que está abierto a entablarlas con todos. Pero el único apoyo que le vale a Negreira es el de Barcón. La líder de la oposición, que ha logrado seis concejales en las elecciones, tiene la llave del próximo gobierno municipal. De hecho, Negreira lo dejó claro en su rueda de prensa de ayer: “Hay dos partidos que tienen diez concejales; otro que puede votarse a sí mismo o hacer otro movimiento y votar a uno u a otro”, dijo el todavía alcalde refiriéndose a los socialistas.  
Una comparecencia que celebró a las 12.30 de la mañana, horas antes de conocerse que el Ministerio daba por completado el escrutinio y que Marea Atlántica se había convertido en la fuerza más votada.
Cuando, según los datos de Negeira, era el PP el que más apoyos había recibido, el líder popular sugirió que estaría dispuesto a gobernar en minoría. Este argumento perdió todo su peso a primera hora de la tarde, tras conocerse que la agrupación ciudadana superaba al PP en cuatro votos y se convertía en la fuerza política más votada en las elecciones del domingo.
Negreira confiaba por la mañana en poder ser investido alcalde en el caso de que Xulio Ferreiro y Mar Barcón no alcanzaran un pacto de gobierno, ya que, por ley, gobernaría la lista más votada.

marea y los acuerdos
“Ahora toca dialogar, hablar y designar”, recordó Negreira, que no se resiste a abandonar la Alcaldía. Quiere esperar a ver los movimientos que puedan realizar los otros grupos políticos para asumir su salida del gobierno. Tras felicitar a todos sus electores, Negreira señaló que ahora es momento de digerir los resultados que arrojaron las urnas el domingo y subrayó que “los coruñeses habrán elegido bien y espero que tengan el mejor gobierno para solucionar los problemas”.
El todavía alcalde, por su parte, dice sentir cierto “grado de insatisfacción” al no haber logrado renovar la confianza mayoritaria de los coruñeses, que hace cuatro años le otorgaron las llaves del palacio municipal con sus 14 concejales. Ahora, dependerá de las alianzas que busquen las fuerzas de la izquierda.
Sobre el auge vertiginoso de Marea Atlántica que, siendo unos desconocidos, han logrado el mismo apoyo que el PP, que llevaba cuatro años gobernando la ciudad, Negreira se limitó a señalar que siente “el máximo respeto”. “Los coruñeses lo han considerado así y solo puedo respetarlo. Yo proponía otra solución muy distinta, pero que los ciudadanos han decidido no respaldar”, concluyó. 

Negreira deja en manos de los socialistas la formación del gobierno y los posibles pactos