Los oncólogos alertan del peligro de los cigarros electrónicos

Una mujer se fuma un cigarrillo en Madrid | fernando alvarado (efe)
|

Los especialistas del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP) reclamaron medidas contra el uso de cigarros electrónicos tras aumentar su consumo un 36%, y advirtieron de que no son productos inocuos y podrían producir inflamación pulmonar.

En un comunicado, el GECP lamenta que el uso de estos productos se considere menos peligroso que el tabaco y denuncia que, aunque han ganado popularidad para dejar de fumar, “su uso se ha expandido significativamente a los no fumadores, a menudo a jóvenes y adultos jóvenes, introduciendo en el consumo a una población nueva”.

Los oncólogos recordaron los datos del informe Edades del Ministerio de Sanidad, que refleja que desde 2017 ha habido un incremento del 36% del número de personas que han consumido cigarrillos electrónicos en el último año.

“Una cifra muy preocupante que demuestra la escalada de estos dispositivos”, según el doctor Mariano Provencio, jefe de Oncología del Hospital Puerta de Hierro de Madrid y presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón.

Por su parte, Bartomeu Massuti, jefe de Oncología del Hospital General de Alicante y secretario del Grupo alertó del estancamiento del consumo del tabaco, sin apenas reducciones, y el aumento de personas que no se plantea dejar de fumar.

“Todavía un 44,4% de los hombres y un 34,2% de las mujeres consumen tabaco en España”, porcentaje muy elevado que repercute de forma directa en la incidencia del cáncer de pulmón en España, según Massuti.

Tras estos resultados, el GECP considera que las medidas actuales contra el tabaco ya no son efectivas para fomentar el abandono de este hábito y reclama nuevas estrategias para animar a los fumadores a abandonar su adicción, así como para prevenir a los jóvenes del uso de los nuevos productos y dispositivos.

 

Limitar el consumo

La asociación Nofumadores.org pidió ayer al Gobierno “que se ponga serio y no permita fumar en calles y terrazas” ya que la nueva variante de la covid-19 es “hasta un 70% más contagiosa”.

En una nota de prensa, esta organización aseguró que los dos metros de distancia en hostelería y aceras no se cumplen, por lo que apelaron a la prohibición “cuando no se pueda respetar una distancia de al menos 10 metros”.

Los oncólogos alertan del peligro de los cigarros electrónicos