María Gómez: “Los coruñeses han perdido más de 110.000 puntos de carné en solo un año”

El Ideal Gallego-9999-99-99-999-a7488c73
|

María Victoria Gómez Dobarro (Pontevedra, 1968) asumió el cargo de jefa provincial de la DGT en A Coruña en julio, pero comenzó su carrera en la Jefatura de Tráfico de Barcelona. Después, ocupó un puesto de jefa de seguridad vial en A Coruña durante tres años y luego se trasladó a Santiago cuando se inauguró allí la oficina de tráfico donde permaneció dos años más antes de ocuparse de la jefatura provincial de Pontevedra, donde permaneció siete años antes de aceptar el nuevo puesto que ocupa ahora. Como ella misma dice, circula constantemente por la ruta de la AP-9, “para arriba y para abajo”.

¿Y ahora? ¿Cómo es volver a trabajar en A Coruña?
Es otra época, el trabajo es distinto, las normas cambian muy rápido y los procedimientos también. En campos como la administración electrónica vamos por delante de otros.

Sí, la DGT tiene fama de ser uno de los organismos públicos más eficientes. Aunque algunos se quejen de eso.
(Sonríe) Bueno, nosotros trabajamos en lo que nos corresponde. No es un organismo que se dedique a dar becas ni subvenciones. Trabajamos por la seguridad vial, que es nuestro objetivo.

¿Y diría que ese objetivo se está alcanzado?
Yo creo que sí, que estamos progresando. Ha habido un cambio para mejor en toda España y en Galicia también.

Pero A Coruña no se comporta tan bien como el resto...
Efectivamente, la verdad es que en lo que va de año, los datos de las otras tres provincias son espectaculares, con una reducción de fallecidos muy elevada y en nuestro caso llevamos seis fallecidos más que el año anterior.

¿Cómo se explica este retroceso, entonces?
Ha habido accidentes con más de un fallecido, dos o tres, a lo largo de este año. Puede haber repuntes, pero la tendencia general es buena, hay comportamientos que se notan que han cambiado en estos años.

Como llevar casco o el cinturón.
Sí. Sigue habiendo denuncias, pero cada vez hay menos. El uso del casco ya está generalizado, aunque menos en los ciclomotores, pero sí que es cierto que ha cambiado la conducta de la gente eso de presumir diciendo “fui de A Coruña a Madrid en cuatro horas”, ya no se oye.

Sin embargo, acaban de endurecerse los castigos para las alcoholemias.
Bueno, también es verdad que un porcentaje muy elevado de los accidentes mortales tienen que ver con el alcohol.

¿Eso se puede decir de los seis fallecidos más que el año pasado en A Coruña?
Todavía es pronto para saberlo. Pero en Galicia nos cuesta bajar los porcentajes de alcoholemia. Un fin de semana normal, en Pontevedra, se recogían 100 alcoholemias positivas solo por la Guardia Civil, sin contar la Policía Local.

¿Por eso elevan tanto las cuantías de las multas?
(Consulta un manual) Esas multas tan elevadas son para tasas... elevadas. En alcohol hay varios tramos, y solo en los más altos se pagan mil euros. Seis puntos y mil euros para los conductores profesionales si superan los 0,15 miligramos por litro y cuatro puntos y mil euros para los que no lo son si superan los 0,30 miligramos por litro.

¿Y los coruñeses pierden muchos puntos del carné de conducir por culpa de alcoholemias?
Según los datos, 15.175 en el último año en toda la provincia, de un total de 110.548. Aunque la mayoría ha sido por exceso de velocidad, 66.570.
 
¿Es la única manera de conseguir cambiar la actitud del conductor?
Es lo que se hace en otros países. Hay reproches que son especialmente graves y si una persona pone en peligro a otras personas, hay que castigarlo.

¿Y por qué no consiguen bajar las alcoholemias?
Es un conjunto que datos que hay que ver. Pero es cierto que aquí tenemos mucha más dispersión geográfica y más movilidad. Y luego está la cultura del vino en casa. Hay gente que pierde todos sus puntos solo por alcoholemias.

Otro problema que trae la dispersión es el de los atropellos en carreteras.
Sí, este año va un poco mejor pero es cierto que nos preocupa y vamos a hacer otra campaña. Sobre todo para que la gente mayor lleve el chaleco. Cuesta, pero se está consiguiendo. En 2007 había 47 fallecidos por atropello y en 2013 llevamos seis en toda Galicia.

Parece una evolución muy positiva.
Si, pero ahora llega una temporada mala: cambia la hora, disminuye la luz, y a la gente mayor no calcula bien las distancias, ni se mueve rápido, así que se vuelve más peligroso.

¿Con cifras tan bajas cree que será posible mejorarlas en 2014?
Sí, sí. Tenemos que tener claro cual es la accidentalidad en cada provincia. Conocer bien nuestras carreteras y trabajar en sus problemas. Y ahora son las carreteras convencionales: colisiones frontales por adelantamientos indebidos, salidas de vías por exceso de velocidad... Y en A Coruña, vemos un porcentaje muy elevado de personas muy mayores conduciendo.

¿Eso es un problema?
Estamos hablando de personas mayores con limitaciones en sus permisos de conducir, como revisión cada año por enfermedad. Hay que ser más objetivo en el reconocimiento médico.

¿Es difícil que la gente mayor renuncie al volante?
Cuesta, pero la seguridad vial está ahí y hemos tenido varios fallecidos con esas características. De todas formas, el número de siniestros con personas de más de 80 años ha bajado un 10%.

María Gómez: “Los coruñeses han perdido más de 110.000 puntos de carné en solo un año”