Obama avisa de que si Asad continúa en Siria, el Estado Islámico no desaparecerá

U.S. President Barack Obama gestures during his remarks to reporters after a bilateral meeting with Canada's Prime Minister Justin Trudeau alongside the Asia-Pacific Economic Cooperation (APEC) Summit in Manila, Philippines, November 19, 2015. REUTERS/Jon
|

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró ayer que los milicianos del Estado Islámico no podrán ser eliminados hasta que no exista un acuerdo político en Siria, una posibilidad que todavía llevará tiempo.
El mandatario estadounidense dijo que un acuerdo así no será posible si el presidente sirio, Bashar al Asad, continúa en el poder. Obama realizó estas declaraciones durante la cumbre del foro de Cooperación Económica Asia Pacífico, que se celebra en Manila, la capital de Filipinas.
El presidente estadounidense aseguró también que puede cerrar la prisión de Guantánamo sin poner en riesgo la seguridad de los ciudadanos estadounidenses, aunque admitió que todavía tiene una fuerte oposición en el Congreso. Obama afirmó que esa prisión se ha llegado a convertir en una herramienta de reclutamiento para grupos como el Estado Islámico.  
Además, Obama dijo que Rusia debe centrar su atención en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico en Siria, en lugar de respaldar las operaciones de Bashar al Asad.
Obama, que dijo que planteará este tema a su homólogo ruso, Vladimir Putin, aplaudió además el incremento de las operaciones francesas en Siria tras los atentados del viernes en París.
Rusia inició su ofensiva militar en Siria el pasado 30 de septiembre, después de recibir una petición de ayuda por parte del Gobierno de Bashar al Asad. Las fuerzas rusas actúan al margen de la coalición lanzada el año pasado por Estados Unidos para atacar a Estado Islámico tanto en Siria como en Irak. 
Por otro lado, la precandidata demócrata Hillary Clinton propuso ayer lanzar “una nueva fase” para “destruir” al Estado Islámico que supone combinar los bombardeos con las tropas locales sobre el terreno y más Inteligencia. En un discurso pronunciado en Nueva York, la aspirante a la Casa Blanca esbozó la que sería su estrategia antiterrorista. “El Estado Islámico actúa a través de tres dimensiones que se refuerzan mutuamente: el enclave físico en Siria e Irak, una red internacional de terrorismo que incluye afiliados en la región y más allá, y un movimiento ideológico de yihadismo radical”, expuso la precandidata.
Clinton subrayó que “tenemos que atacar en los tres niveles” y “el tiempo es fundamental” porque el Estado Islámico “está demostrando nuevas ambiciones y desarrollando nuevas capacidades”. “Tenemos que acabar con su momento”, recalcó.
La ex primera dama dejó claro que “el objetivo no es disuadir o contener al Estado Islámico, sin derrotarlo y destruirlo”, y para ello propuso “una nueva fase” que combine una ofensiva aérea más intensa y precisa con la actuación de las tropas locales sobre el terreno.
“Al igual que el presidente Obama, no creo que debamos desplegar 100.000 tropas estadounidenses en Oriente Próximo. No es un movimiento inteligente en estos momentos. Si algo hemos aprendido de las guerras en Irak y Afganistán es que las fuerzas locales deben garantizar la seguridad en sus naciones”, aclaró Clinton.
Como novedad, apuntó a un mayor esfuerzo en Inteligencia. “Necesitamos fuentes inmediatas en la región, incluidas de carácter técnico, con personas que hablen árabe que tengan experiencia en Oriente Próximo”, indicó.“Necesitamos movernos simultáneamente hacia una solución política a la guerra que allane el camino a un nuevo Gobierno con nuevos liderazgos”,  dijo, subrayando que “no hay alternativa a una transición que permita a los sirios a acabar con el mandato de al Asad”.
También habló de la necesidad de cortar los flujos de financiación del Estado Islámico y a este respecto pidió a Arabia Saudí, Qatar “y otros”  “impedir que sus ciudadanos financien a las organizaciones extremistas”.

Obama avisa de que si Asad continúa en Siria, el Estado Islámico no desaparecerá