Uno de cada cinco enfermos de párkinson no supera los 50 años

La Asociación Párkinson Galicia-Coruña celebró ayer un acto simbólico en María Pita por el día mundial | candela prieto
|

La Asociación Párkinson Galicia-Coruña conmemoró ayer el día mundial de la enfermedad con un acto simbólico en María Pita, que se llenó de personas con chalecos rojos, los mismos que estarán hoy informando en 27 mesas del avance del mal, del que no se tienen actualizados datos desde hace más de diez años. Sandra, la fisioterapeuta del colectivo, señala que es una de sus principales reivindicaciones.
Calculan que en A Coruña y su área hay en la actualidad 1.200 enfermos, “pero sospechamos que son muchos más que están sin diagnosticar”. La asociación pisará hoy el asfalto para romper mitos como el que asocia el párkinson a personas de edad avanzada cuando “uno de cada cinco no superan los 50 años”.

La profesional aplaude que los afectados acudan mucho antes a la asociación, recomendados por el médico de familia o su neurólogo, para realizar una medicina complementaria a los fármacos, que entiende de ejercicio en sesiones de fisioterapia, de logopedia y psicológicas, estas últimas tan importantes para los que la sufren como para sus familiares. Además, la efeméride se celebrará con dos talleres prácticos.
El primero tendrá lugar el próximo lunes a las 19.00 horas en la Fundación Barrié sobre la difagia. En la segunda cita, estará Sandra hablando el día 24 a la misma hora e idéntico escenario acerca de la prevención de las caídas, de orientar de forma práctica al cuidador y de cómo atender al enfermo en caso de que pierda el equilibrio. Además, el día 20, el grupo Amizades actuará en el centro Ágora a favor de los proyectos que lleva a cabo la entidad.


Desde la institución recuerdan que cuanto antes se combatan los síntomas con fisioterapia, mucho más tardarán en manifestarse para siempre. También es importante que uno conozca sus limitaciones y que el entorno próximo se interese por lo que les pasa. Es clave que la familia se involucre porque el desconocimiento puede culpabilizar a los enfermos de cuestiones que simplemente son incapaces de hacer.
El colectivo reclama apoyo de la Administración, porque el tratamiento no cura pero ayuda y, en este sentido, trabajan para darle asistencia y apoyo moral a los que afortunadamente ya no sufren el mal en silencio. Ayer gritaron que “sí se puede” con globos y mucho color rojo. Hoy volverán a la calle para hacerse ver.

Uno de cada cinco enfermos de párkinson no supera los 50 años