La vicepresidenta entiende cada vez más justificado el artículo 155 por el “fake” independentista

GRAF3861. MADRID, 18/12/2017.- La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante su comparecencia hoy ante la "comisión del 155" del Senado para informar sobre la gestión que el Gobierno está haciendo e
|

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, consideró que las “evidencias” que se fueron conociendo de que las aspiraciones de los independentistas eran un ““fake” en toda regla” reforzaron la “necesidad ineludible” de que se aplicara el artículo 155 de la Constitución.
Sáenz de Santamaría defendió el “rigor” y “responsabilidad” con los que se están aplicando las medidas derivadas de ese artículo en su comparecencia ante la comisión del Senado encargada de su tramitación.

Rebajar la tensión
Tras asegurar que el 155 rebajó la tensión y la preocupación en Cataluña, explicó que desde que se decidió aplicarlo “han salido a la luz aún más evidencias” de que proteger los derechos de los catalanes era una necesidad ineludible y que “los propósitos independentistas eran un engaño masivo con consecuencias nefastas para el interés general, la convivencia y el bienestar de los ciudadanos.
Un engaño incluso para los propios ciudadanos independentistas, ya que “les hicieron creer que era casi una realidad lo que no dejaba de ser una enorme representación, un episodio simbólico, un “fake” en toda regla”.
Tras acusar a los dirigentes de la Generalitat de romper la convivencia y convertir al Parlament “en la trastienda del independentismo más sectario”, les reprochó el coste económico y la pérdida de confianza que provocaron.

Preparar la huída
La vicepresidenta se preguntó si alguien podía pensar que todo ello no iba a tener responsabilidad alguna y ha defendido la respuesta que supuso el 155. En concreto, reprochó la actitud de Puigdemont al señalar que algunos, “mientras aseguraban que estaba más cerca la secesión, preparaban sus planes para salir del país”.
Sáenz de Santamaría cree que la Constitución y el Estado de Derecho demostraron su fortaleza ante los independentistas.
Los portavoces de ERC (Miguel Ángel Estradé) y el PDeCat (Josep Lluis Cleries), defensores de estas tesis, reprocharon a la vicepresidenta los tintes electoralistas de esta comparecencia, así como que se vanagloriara en un mitin del PP en Girona de que el Gobierno consiguió “descabezar” al independentismo.Algo que para ambos es una prueba de que en España no existe una auténtica separación de poderes.
También el portavoz del PSOE, Ander Gil, le afeó esas palabras, porque cree que, con ellas, alimenta el “victimismo insano” .
Y el senador de Unidos Podemos Óscar Guardingo advirtió de que un Gobierno “no puede presumir de enviar líderes políticos a prisión: no puede pasar, tienen un problema de separación de poderes, no se la creen”, añadió.
Sáenz de Santamaría rechazó esas críticas y les replicó que fue el independentismo el que ha “descabezado” a la Generalitat, al tiempo que recordó que el PDeCat, a instancias de la CUP, “descabezó” a Artur Mas 
Además, les recriminó que tengan “la piel mucho más fina que la lengua”, ya que les indigna que se diga que ERC y Junts per Catalunya “han perdido a sus líderes porque han sido destituidos” y ya “no están de cabezas visibles en la Generalitat”, pero después llaman “franquistas” a miembros del PP, PSOE o Cs.

En campaña
El portavoz del PSOE, Ander Gil, recriminó que todos los grupos políticos y la propia vicepresidenta hayan realizado intervenciones de campaña electoral, aunque él mismo se sumó al final al defender al candidato socialista Miquel Iceta por estar en un “espacio de pacto, convivencia y mesura”.
Gil reprochó al Gobierno que no haga “autocrítica” sobre su actuación ante el conflicto catalán, aunque defendió la puesta en marcha del artículo 155 que supuso una “aplicación quirúrgica” del Estado de derecho.
Jokin Bildarratz, portavoz del PNV, criticó que la gestión de la aplicación del artículo 155 “fue un completo desastre” y ha pedido que las elecciones de este jueves se gestionen “de manera diferente” ya que tiene que haber “un diálogo en tiempo y a tiempo” tras el 21-D para encontrar el acuerdo necesario en Cataluña.
El portavoz del PP, José Manauel Barreiro, alabó la gestión del Gobierno en la aplicación del 155 y ha confiado en que “tras la decisión valiente” de Mariano Rajoy, Cataluña “vuelva a ser el referente que siempre fue para el resto de España y para el conjunto de países de su entorno”.
Por su parte, el portavoz de UPN, Francisco Javier Yanguas, apoyó la actuación del Gobierno así como la aplicación del artículo 155 llevada a cabo porque en Cataluña “no se cumplía la ley”, y que ha permitido que la ley se haya “vuelto a imponer” en esta comunidad.

La vicepresidenta entiende cada vez más justificado el artículo 155 por el “fake” independentista