Republicanos de EEUU apoyan armar a la oposición siria pero temen sea insuficiente

el presidente de la cámara de representantes de ee.uu., el republicano john boehner (c), se dirige a la reunión de líderes republicanos en el capitolio en washington, estados unidos. efe
|

 El presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, el republicano John Boehner, dijo hoy apoyar la petición al Congreso del presidente Barack Obama para armar a la oposición siria en su lucha contra el Estado Islámico (EI), pero advirtió de que muchos de sus compañeros temen que sea insuficiente.

"La solicitud del presidente fue para (...) la autorización a entrenar y equipar a los rebeldes sirios. Esa es la única petición que ha venido de la Casa Blanca en este momento, y como ya he dicho, yo apoyo la solicitud del presidente", afirmó Boehner.

El líder republicano, en su rueda de prensa semanal, también alertó, no obstante, de que muchos republicanos de la Cámara de Representantes temen que las medidas delineadas por el mandatario en el discurso que dio la pasada noche al país sean insuficientes para derrotar a los yihadistas del EI.

"Las tropas de alguien tendrán que ponerse sobre el terreno", apuntó el republicano en referencia a la lucha estratégica contra los radicales islámicos en la que Obama se niega a enviar soldados estadounidenses a combatir sobre el terreno.

"Las sesiones informativas continúan con los legisladores, pero os puedo decir que en nuestras conversaciones esta mañana (con funcionarios del Gobierno) muchos de nuestros miembros no sienten que la campaña planteada ayer por la noche pueda cumplir la misión que el presidente dice, y que es destruir al EI", agregó.

Boehner confirmó que la Cámara de Representantes tiene previsto plantear dos votaciones, una para el proyecto de ley sobre el presupuesto del año fiscal que comienza el próximo 1 de octubre, y otra sobre la disposición para armar a los rebeldes sirios.

Por otra parte, los legisladores hoy están siendo informados más pormenorizadamente sobre la situación y la amenaza que representa el Estado Islámico, por lo que aún no han tomado una decisión sobre si presentarán un plan alternativo al de Obama para combatirlo.

Un mes después de ordenar ataques aéreos selectivos contra el EI en Irak, Obama amplió su ofensiva contra el grupo yihadista al complejo escenario de la guerra civil siria poniendo fin a una larga reticencia a intervenir en el conflicto, y se comprometió a entrenar a la oposición de ese país como aliado clave en su campaña.

El mandatario también levantó las restricciones a sus ataques aéreos en Irak, limitados hasta ahora a bombardeos con motivos humanitarios o para proteger posiciones estadounidenses, con el fin de ayudar decisivamente a la fuerzas iraquíes y kurdas a recuperar territorio frente al avance del EI.

"Atacaremos los objetivos del EI al tiempo que las fuerzas iraquíes lanzan sus ofensivas", indicó el presidente.

Para ello, anunció el despliegue de 475 militares más que empezarán a partir a Irak este mismo fin de semana, según el Pentágono, para entrenar, asesorar y equipar a las fuerzas iraquíes y kurdas, lo que eleva a más de 1.600 a los militares estadounidenses desplegados en el país.

Republicanos de EEUU apoyan armar a la oposición siria pero temen sea insuficiente