Preocupados por el pichichi

El delantero coruñés ha disputado los 24 partidos de Liga y ha marcado 14 goles fotos: quintana
|

 

Las alarmas han saltado en el vestuario deportivista. El pichichi del equipo, el coruñés Lucas Pérez, no trabajó tampoco ayer y es seria duda para el partido contra el Espanyol.
El artillero del Barrio de las Flores ha disputado todos los partidos de Liga hasta ahora y ha sido titular en 23 de los 24. Además, se ha convertido en la pieza más importante y preciada del conjunto blanquiazul, hasta el punto de que en el equipo se ha generado una cierta dependencia suya, dado que ha marcado 14 de los 33 goles que lleva el conjunto.
Los tantos de Lucas fueron claves en la excelente primera vuelta que cuajó la ‘nave’ herculina. Y aunque en las últimas jornadas ha bajado el ritmo goleador, sigue siendo un jugador clave en el engranaje del cuadro deportivista. De hecho, casi todo el fútbol de ataque que genera la escuadra coruñesa pasa por las botas del jugador del Barrio de las Flores. Su velocidad, su capacidad para crear espacios y para desmarcarse y su capacidad de trabajo, puesto que no para de ‘pegarse’ con los centrales contrarios en los partidos, le permiten producir ocasiones para sus compañeros.
Hasta ahora, el Deportivo no sabe lo que es jugar sin Lucas Pérez en el campo y, quizá, mañana tenga que hacerlo en Cornellà por primera vez.
El futbolista herculino abandonó la sesión del martes a diez minutos del final por unas ligeras dolencias en el sóleo de su pierna izquierda, y desde entonces no ha vuelto a ejercitarse con el grupo.
El miércoles y ayer prefirió quedarse en el gimnasio y con los fisioterapeutas. El propio club, en su web, reconoció ayer que el jugador es seria duda, puesto que anunció que el entrenamiento de hoy “será definitivo para saber si Lucas está en condiciones de viajar a Barcelona”.
Por lo tanto, tras la sesión de esta mañana, los médicos decidirán si el ariete está en condiciones de jugar en Cornellà.

fayçal, con normalidad
Quien sí se ejercitó con normalidad fue Fayçal Fajr, que no tendrá ningún problema para estar en condiciones de jugar frente al Espanyol, pese a que el miércoles se marchó a los vestuarios antes que sus compañeros debido a unas molestias en el talón de su pie izquierdo.
Cani y Fabricio trabajaron fuera del grupo.

Preocupados por el pichichi