Vuelta a los orígenes

Deporte Campeón-2016-02-22-028-04bd5570
|

 

‘Déjà vu’ en Riazor. Recuerdos de un pasado cuasi lejano, de un inicio de temporada donde el Leyma Basquet Coruña desperdició siete cartuchos en los ocho primeros partidos. Ayer dejó escapar una máxima renta de 11 puntos, edificada a ocho minutos del bocinazo final, y sufrió una dolorosa derrota que corta su excelente momento.
Arranque supersónico. Dos equipos imprimiendo un ritmo altísimo y anotando prácticamente todo lo que tiraron; eso sí, ayudados por la escasa intensidad defensiva. Los locales cargaron el juego interior, donde Olmos aportó puntos y Abia rebote ofensivo. Los locales, fiados a la versatilidad de Bortolussi, la muñeca de Rodríguez y la velocidad de Faner, ante quien Creus sufrió un calvario.
El intercambio de canastas lo zanjó Monaghan con un espectacular triple sobre la bocina que rompió la paridad (29-26) al término de unos 10 primeros minutos de disfrute lúdico.
El Leyma volvió al parquet defendiendo en zona 2-3, señal de que la actitud atrás empezaba a crecer. Sin embargo, la notable mejoría defensiva no tuvo reflejo al otro lado de la cancha, entre otras cosas porque el Amics también apretó las tuercas.
Con cuatro arriba (36-32) llegaría el primer momento de debilidad naranja: un parcial de 2-10 que dio la iniciativa al conjunto levantino, que en esta fase capturó varios rebotes en el aro del Leyma de los que sacó jugosos beneficios. Tito Díaz paró el partido. Mano de santo, porque sus pupilos volteraron la tortilla con un 9-0, que Faner dejó en 9-2  en la última posesión antes del descanso (47-44).
En el inicio de la segunda mitad, el Leyma volvió a jugar interior, buscando continuamente a Olmos, aunque el Amics había aprendido parte de la lección y retomó el mando en el electrónico (53-54), antes de que el debutante Dago Peña lograse, con un triple, sus primeros puntos como jugador de la ‘marea naranja’.
Este tercer cuarto, mucho más espeso que los dos precedentes, lo cerró el Leyma con una nueva canasta sobre la bocina, en esta ocasión un mate de Hampl, que le metió en el acto final con una renta de cuatro (60-56).
La inercia se mantuvo en los dos primeros minutos. Castro, Monaghan y Zyle construyeron un parcial de salida de 7-0, que pudo ser mayor si Hampl no errase un fácil mate y Monaghan una bandeja a contraataque, acciones que bien podían haber finiquitado el encuentro.
Y el Amics se vino arriba. Encontró un hueco en el centro de la pintura rival con dos mates seguidos (Nwogbo y Garrett), que le sentaron a los locales como un puñetazo en el hígado.
Un triple de un desdibujado Stelzer cortó el parcial, pero fueron los únicos puntos del Leyma en los seis minutos siguientes, en los que encajó un demoledor 0-14, con Rodríguez ejecutando desde larga distancia y Nwogbo firmando otro mate sin oposición alguna. El Amics dominaba con insultante autoridad el espacio aéreo –Garrett anotó luego un ‘ally-oop’ en bandeja–, después de que los locales se olvidaran de jugar posesiones más largas y buscar la superioridad de Olmos en el poste bajo.
Un triple de Burjanadze (75-75) fue el canto del cisne herculino. El alero georgiano cometió pasos en la siguiente posesión y Faner y Garrett lograron cuatro puntos seguidos. A un error de Stelzer desde tres metros lo siguió la sentencia: triple de Nwgobo (75-82), completamente solo en la esquina derecha.
Paso atrás del Leyma, que abandona la quinta plaza y, además, perdió la opción de sacarle dos partidos al Amics.

Vuelta a los orígenes