Iglesias fracasa

Mariano Rajoy recibe los aplausos de los diputados de su partido tras el rechazo de la moción de censura con Iglesias, al fondo, saludando a su zona del hemiciclo | emilio naranjo (efe)
|

El Pleno del Congreso rechazó ayer sin sorpresas la moción de censura planteada por Unidos Podemos contra Mariano Rajoy. El candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, se quedó en 82 votos, mientras que 170 diputados votaron en contra y el resto se abstuvieron.


Conforme al reglamento, la votación de la moción de censura, como ocurre en las sesiones de investidura, es pública y por llamamiento, lo que significa que se va nombrando a los diputados para que, puestos en pie desde su escaño, digan su voto en voz alta.


El inicio de la votación se determinó por sorteo, y en este caso comenzó con el diputado del PP por Valencia Juan Vicente Pérez Arias, que al ser llamado dijo “No” a Pablo Iglesias.

Dieciséis horas
Tras las casi dieciséis horas de debate, los diputados del Congreso fueron levantándose para anunciar su voto y, al final, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, informó del resultado.


Así, la candidatura de Pablo Iglesias obtuvo 82 votos a favor de los 67 diputados del grupo de Unidos Podemos, los cuatro de su socio Compromís, los nueve de ERC y los dos de EH BIldu.


En contra de la moción votaron 170 diputados del PP (134), Ciudadanos (32), UPN (2), Foro Asturias (1) y Coalición Canaria (1). En la votación se abstuvieron los otros 97 diputados presentes, del PSOE (84), PDeCAT (8), PNV (5) y Nueva Canarias.
Para relevar a Mariano Rajoy, el candidato de Unidos Podemos necesitaba reunir la mayoría absoluta de la Cámara, 176 votos, y con o no lo logró Ana Pastor dio por rechazada la iniciativa.


Por tanto, la moción de censura de Pablo Iglesias siguó la misma estela que las dos precedentes, la de 1980 y la de 1987, que fueron rechazadas. En concreto, en 1980, Felipe González logró el respaldo de 152 diputados, frente al rechazo de 168 y la abstención de otros 21 –en la sesión se registraron 11 ausencias–. Siete años después, en 1987, solo 66 diputados votaron a favor del candidato Antonio Hernández-Mancha, frente a los 195 que lo hicieron en contra y los 71 que se abstuvieron.
Tras su derrota, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, consideró que su formación salió victoriosa del debate de la moción de censura ya que, aunque hayan perdido la votación, consiguieron “tender puentes” con los socialistas y están “más cerca” de sacar al PP de las instituciones, lo que espera que suceda antes de Navidad.


“Entre votos a favor y abstención hay mayoría suficiente para echar al PP. Creo que hemos tendido puentes para echar al PP. Ojalá antes de Navidad podemos echar al PP. Y vamos a trabajar en esa dirección”, aseguró en declaraciones a los medios al abandonar el Pleno del Congreso.

Empatía
En este sentido, Iglesias insistió en que “se ha visto por la diferente empatía que hay entre los grupos y por el número de abstenciones” que van “en la buena dirección para construir una mayoría alternativa”. “Ayer el PP solo ha podido reunir 170 escaños”, señaló, para mostrar que esa cifra está por debajo de la mayoría absoluta.


Así, ahondó en que tras este debate están “más cerca de conseguir una mayoría alternativa al PP”. “Esta censura era necesaria”, defendió, al tiempo que celebró que también sirvió para tender puentes con los socialistas.


Según Iglesias, no hay dudas de que el PP y el Gobierno de Mariano Rajoy perdieron el debate. “Es evidente que se les ha visto nerviosos e incómodos, y perdiendo las formas. Vamos a seguir trabajando para conseguir sacarles del Gobierno”, dijo.

Iglesias fracasa