Reportaje | Villa Florentina festeja el “cumple-brillante” de “El bosque animado”

Los participantes en el festejo disfrutaron a lo largo de la jornada de multitud de actividades | pedro puig
|

Villa Florentina acogió ayer un “cumple” bastante especial. Era el aniversario de brillantes de la publicación de una de las obras más célebres del afamado Wenceslao Fernández-Flórez.
“El bosque animado”, que vio la luz en 1943, se recreó de nuevo en la fraga de Cecebre con una expedición literaria que comenzó a primeras horas de la mañana y en la que participaron decenas de lectores de uno de los escritores cuyo reconocimiento dista bastante de sus méritos literarios.
La organización dispuso un almuerzo campestre, en plenos jardines de la sede de la fundación, al que todo el mundo estaba invitado siempre y cuando estuviese provisto de avituallamiento.
A pesar del calor reinante hubo tiempo para practicar deporte. Se trataba de un “sport” un tanto peculiar y poco practicado por estos lares. Se denomina “croquet” y, según indican los informados, consiste en golpear bolas de madera o plástico con un mazo, a través de pequeños arcos de metal enterrados en un campo de juego.
Aseguran, los que de eso saben, que existen incluso referencias literarias. El británico Lewis Carroll creó una versión surrealista del juego en el popular cuento infantil “Alicia en el País de las Maravillas”; donde un erizo es utilizado como la bola, un flamenco como mazo y las cartas como los arcos del juego.
El resto de la jornada se ocupó con la entrega de premios del concurso “Lendas de Misterio” y la asistencia al concierto de la agrupación Iulius XIII que puso música a la partitura de “A música urbana nos tempos do Bosque animado”.
No obstante, no fue esta la única actuación. También Música de Cecebre, dirigida por Pedro Lamas, interpretó “Os bailes populares da fraga de Cecebre”.
Santiago Posteguillo 
La Fundación Wenceslao Fernández Flórez no es, sin embargo, la única que recuerda la figura del escritor nacido en la coruñesa calle Torreiro, en 1885. 
Recientemente el autor de obras como “Africanus” o “Trajano”, Santiago Posteguillo, le dedicaba un capítulo en “El séptimo círculo del infierno. Escritores malditos, escritoras olvidadas”.
En él, refería un penoso episodio de la Guerra Civil cuyo protagonista era, precisamente, el propio narrador cambrés. l

Reportaje | Villa Florentina festeja el “cumple-brillante” de “El bosque animado”