Los investigadores egipcios creen “al 90%” que una bomba causó el siniestro del avión ruso

|

El equipo de investigación egipcio sobre el siniestro de un avión ruso la semana pasada en la península del Sinaí han apuntado ayer que están “seguros al 90%” de que el sonido registrado por una de las “cajas negras” es la explosión de una bomba.
“Las indicaciones y análisis del sonido en la “caja negra” indican que era una bomba”, indicaron fuentes del equipo de investigación. “Estamos seguros al 90% de que era una bomba”, agregaron.
El comité de investigación egipcio sobre el siniestro del Airbus A321 indicó que las grabaciones del aparato registraron un “ruido” antes de cesar la transmisión, según informó el sábado el ministro de Aviación Civil y presidente del grupo investigador, Hossam Kamal, quien aseguró que “se están contemplando todas las opciones posibles”.
Rusia y Egipto intentan aclarar los motivos por los que un avión de pasajeros se estrelló el 31 de octubre en el Sinaí. A bordo de la aeronave, un Airbus de la compañía Kogalymavia, viajaban un total de 224 personas, en su mayoría rusos.
Provincia del Sinaí, un grupo que juró lealtad al Estado Islámico, se atribuyó –hasta dos veces– el derribo del avión “en respuesta a los bombardeos rusos que han matado a cientos de musulmanes en territorio sirio”.
Como medida de precaución varias aerolíneas –alemanas, francesas, irlandesas y emiratíes– decidieron rediseñar sus rutas para evitar sobrevolar la península del Sinaí hasta que se esclarezcan las causas.
Mientras tanto, el viceprimer ministro ruso, Arkadi Dvorkovich, aseguró ayer que Moscú evacuó de Egipto a cerca de 11.000 turistas rusos en las últimas 24 horas.
“Está claro que durante la semana ha habido menos vuelos. Los retrasos de el sábado se debieron inicialmente a un problema con las maletas, pero posteriormente no hubo retrasos en ninguno de los vuelos”, dijo.
En este sentido, Dvorkovich detalló que las maletas de los turistas serán trasladadas por vuelos regulares, si bien abrió la puerta a que sean enviados por correo a Rusia para agilizar el proceso.
Egipto declaró que no descarta ninguna hipótesis pero que la investigación debe seguir su curso. Un portavoz del Ministerio de Aviación Civil señaló que el aeropuerto de Sharm el Sheikh contaba con todos los protocolos de seguridad y había sido inspeccionado por varias delegaciones internacionales.

Los investigadores egipcios creen “al 90%” que una bomba causó el siniestro del avión ruso