La ciudad se prepara para una alerta roja peor que la que soportó el lunes

|

Desde las dos de la tarde de ayer, los arenales de la bahía del Orzán permanecen encintados y vetados al público, igual que los parques y zonas verdes con grandes árboles. Son las primeras medidas para enfrentarse a la alerta roja decretada por Aemet y la Xunta que soportará la ciudad esta noche y que los servicios de emergencia calculan que será mucho peor que el del lunes pasado, que provocó un enorme boquete en la avenida de Rubine y arrastró a su paso los bancos de piedra de la Coraza. 
“Tendremos olas como las del lunes, de ocho o nueve metros, pero lo peor es que vendrán acompañadas de fuertes vientos de componente norte”, señalan fuentes de los servicios de emergencia. Los pronósticos meteorológicos avanzan que las rachas de aire podrían llegar a los cien kilómetros por hora impulsando las grandes olas a través de la bahía del Orzán directamente contra la ciudad, así que se espera que se produzcan inundaciones a lo largo del Paseo Marítimo.

naranja
Ya durante la jornada de ayer, se  declaró la alerta naranja en mar y en tierra, ante la amenaza que suponían los vientos que soplaban a más de 80 kilómetros por hora. Lo peor del temporal de ayer tuvo lugar entre las siete de la tarde y las diez de la noche y   as autoridades calculan que un nuevo pico se registrará entre las siete y las diez de la mañana de hoy. 
Por ese motivo prepararon el dispositivo de seguridad habituales, en los que participan tanto los bomberos, con su Grupo de Rescate Acuático (GRA), así como efectivos de voluntarios de Protección Civil y Policía Local. Aún así, no fue necesario cortar el Paseo Marítimo al tráfico durante la jornada pasada, y todo transcurrió con relativa normalidad. 
En cambio,  hoy las perspectivas son mucho más oscuras porque el temporal pasará a alerta roja a partir de las ocho de la tarde, y se espera que lo peor llegue con la pleamar de las nueve. Durante cerca de una hora, los servicios de emergencia estarán muy pendientes de cómo se desarrolla la situación, puesto que siempre cabe la posibilidad de que un cambio en las condiciones meteorológicas eviten a la ciudad las peores consecuencias del temporal. 

advertencias
Poniéndose en lo peor, el Ayuntamiento pide a los peatones que no se acerquen por la zona del Paseo Marítimo durante todo el día y animan al público a alertar a los servicios de seguridad de cualquier anomalía o desperfecto que pudiera provocar el temporal. Además, debido al cierre del parque de santa Margarita, la Casa de las Ciencias permanecerá cerrada al público, al igual la Torre de Hércules y su centro de interpretación. 
El servicio de recogida de basuras tampoco podrá operar normalmente en los contenedores enterrados, para los que se necesita utilizar una grúa que no puede trabajar con vientos fuertes. En cambio, habrá un dispositivo de refuerzo para recoger los restos esparcidos por el vendaval.
 

La ciudad se prepara para una alerta roja peor que la que soportó el lunes