La repetición del juicio a Otegi irrumpe en pleno debate sobre apoyo de Bildu al Gobierno

Otegi interviene en un acto de Bildu | aec
|

Cuando empezaba a amainar el temporal político que desató en el Parlamento el apoyo de Bildu al Gobierno en asuntos de tanto calado como los presupuestos generales o la reforma educativa, el Supremo reavivó la tormenta al decidir juzgar de nuevo a su líder, Arnaldo Otegi, por el caso Bateragune.

Es decir, el intento de reconstrucción de Batasuna por el que Oegi ya fue condenado a seis años y medio de cárcel y por el que cumplió condena, antes de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) sentenciase que no se respetó su derecho a un juez imparcial, motivo por el cual el Supremo anuló la sentencia y ayer, por unanimidad del Pleno de la Sala de lo Penal y siguiendo el criterio del fiscal, acordó repetir el juicio.

Los dieciséis magistrados defienden su decisión en virtud del artículo 4.2 del protocolo 7 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, por el que se excluye la prohibición de doble enjuiciamiento en supuestos como el que ahora se resuelve.

Las reacciones llegaron tanto desde el PNV como desde el Gobierno o los partidos de la oposición PP, VOX y Ciudadanos, que han vuelto a lanzar duros reproches al Ejecutivo por los apoyos de Bildu, una cuestión que el ministro de Transportes y secretario de organización de los socialistas, José Luis Ábalos, desligó. 

“Una cosa es la cuestión personal y otra las que afectan al grupo, siempre y cuando la propia formación asuma y respete el marco constitucional y, por tanto, la legalidad”, dijo Ábalos tras reiterar su respeto por la decisión judicial y dejar claro que, pese a que se trate de una cuestión política, no cree que se esté “procesando a ningún grupo, partido o formación”.

“A Marchena no le gusta que Bildu apoye unos presupuestos del Estado. Este es su aviso”, apuntó en su Twitter el líder de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens. 

El PP, vigilante
Muy diferente opina el PP. Su secretario general, Teodoro García Egea, ya advirtió al Ejecutivo que estará “vigilante” para que, a través de la fiscalía, Pedro Sánchez no maniobre en favor de Otegi. 

“Espero que la fiscal general del Estado no dé órdenes para tratar bien a Otegi como contrapeso al apoyo a los presupuestos; espero que el Gobierno no maniobre a través de la fiscalía porque vamos a estar muy vigilantes”, dijo García Egea.

Mientras, Vox, que recordó que pidió la repetición del juicio, volvió a incidir en que Bildu no es un partido fiable y que el hecho de que esté “en la dirección de España, en los Presupuestos y en la política nacional es lo más grave que ha hecho el Gobierno”.

“Otegi y toda la cúpula de Batasuna volverán a ser juzgados por pertenencia a organización terrorista. Los demócratas respetamos siempre las decisiones judiciales y celebramos que quienes tanto dolor causaron a los españoles respondan ante la Justicia”, señaló desde Cs Edmundo Bal. 

En el País Vasco, las reacciones fueron coincidentes entre los partidos nacionalistas y de izquierdas. El PNV acogió con “desagradable sorpresa y profunda contrariedad” la decisión, que tachó de “flagrante cuestionamiento del principio de seguridad jurídica que consagra la Constitución Española”.

La repetición del juicio a Otegi irrumpe en pleno debate sobre apoyo de Bildu al Gobierno