Reportaje | Cinco tardes y una idea común de intervenir la plaza de Tabacos

martin_20162028
|

Plaza de Tabacos. Ocho de la tarde. Justo cuando la borrasca decide hacer las maletas y la lluvia se extingue  en el paisaje, el bailarín Javier Martín y el músico Artur M. Puga ahondarán en directo sobre el movimiento moviéndose. Siendo uno solo dentro del apartado, “Tribuna pública”, una especie de instalación temporal que se extenderá durante todo el mes en este punto y que tiene su origen en la iniciativa “Tecendo litoral”, el programa social y cultural que abre debate sobre los terrenos del puerto. 

Comisariado por Juan de Nieves, el coreógrafo habla de su pareja de baile: “Artur se dedica a la síntesis modular, que es música electrónica que sale del sintetizador modular y genera atmósferas, texturas de sonido que casan con mis investigaciones actuales”. 

El coruñés cuenta que intervendrán la plaza, en un encuentro entre las artes que no están estáticas y la música electrónica: “Trabajamos conceptos como el de la acumulación de inercia en los cuerpos”. Todo se engendró en el estudio de Javier Martín durante cinco tardes. 

El otro día abrieron el proceso a gente cercana a la música y a las artes escénicas. Compartiéndolo, la sensación es que están muy contentos con lo conseguido: “Cada cual proyectaba inquietudes en el trabajo, acerca de la idoneidad de la libertad artística porque todo arte es político”, y tanto Javier como Artur marcarán unas pautas para vivir el momento, entregados al ejercicio de la improvisación, a texturas de sonidos que son vegetativas e industriales, a movimientos cercanos a los temblores del sistema nervioso y a la presencia del cuerpo viejo, que son los cuerpos quietos, fruto del trabajo que paralizar. Para despertarlo.

Reportaje | Cinco tardes y una idea común de intervenir la plaza de Tabacos