“El show es pura energía. Nos tiramos al suelo y hacemos la bicicleta”

Dice conocer el mapa de España de pe a pa, así que en la misma conversación ya planea sobre el aire hacer noche en La Bañeza antes de llegar a la ciudad, donde el 8 de octubre tiene pensado hacer la bicicleta en el escenario, dentro de la gira AIE DeNuevo 2016/17. El incombustible Micky se subirá el cuello de su chaqueta de cuero una vez más para confirmar en el Garufa Club que no hay quien lo pare, algo que dejó claro en el Sonorama de Aranda de Duero y el Festivalle, donde el público le lanzó una consigna: “Pensé que me decían algo como ‘ese gallo al corral’ para que me fuera, pero me gritaban ‘escenario principal’”. 
Acompañado por Los colosos del ritmo, que nadie espere que suenen “Enséñame a cantar” ni “Bye bye Froilán”. Micky explica que la formación que lo arropa es un híbrido entre Los Imposibles e Imperial Surfers: “Son muy cachondos y divertidos”. 
Sobre la pista, el veterano descargará los temas de su último disco “La cuentra atrás”, que grabó en Gijón junto a Jorge Muñoz, de Doctor Explosion, con el que ya había colaborado en un tema para el festival de Logroño. 
El trabajo salió de una recompensa económica que el cantante recibió por parte de la Asociación de Intérpretes y Ejecutantes (AIE), de Luis Cobos: “Cuando me llegó ese dinero no me lo creía”, pero después de darle vueltas pensó que no había mejor forma que reinvertir la música que en música, así que cogió la carretera y le dio forma junto a Monster Records a lo que se escuchará en la sala dentro de dos semanas. Pero como entre col y col, siempre brota una lechuga,  es imposible pensar en el artista sin Los Tonys, así es que los que llevaron lo yeyé al cine y se coronaron en San Sebastián allá por 1965 con la actriz María José Goyanes, pondrán el punto de partida con “La cucaracha”, un tema instrumental que dará paso a un repertorio “para desparramar hasta el final”. 
Lo único más cercano a lo estándar previsto para este directo será “Buona sera signorina” porque lo demás responderá a las pretensiones de “un grupo garagero tocado por impertinentes del rock que no perdonamos. El show es pura energía, nos tiramos al suelo y hacemos la bicicleta. Es como si llegaran los Stones a Coruña pero en pequeño”. 
Y con las mismas, Micky habla de su receta que le hace estar igual de efervescente que siempre con 73: “La clave es comer y beber bien, tener buenas amistades y descansar. No me gusta la siesta, pero me viene bien dormir media horita”, para enfilar solo el asfalto. 
Dice que siempre conduce solo. El paso del tiempo le pide “pause” y aminora el ritmo, que otros, los que van más adelante en furgoneta, retroalimentan con risas y cachondeo.  
La fórmula antienvejecimiento de la que presume le ha llevado a compartir escenario con los Corizonas, Burning o La Frontera. Asegura que la gente se queda atónita cuando lo ve. Es por eso que después del primer impacto, los que asistan a la cita del Garufa Club recordarán en alto el primer rock de Los Tonys. Data de 1961. Masticarán versiones de Ray Charles, pero también de Elvis Presley en “Diablo disfrazado”, para pasar a Rufus Thomas en “Walking the dog” y entremezclarlo con lo nuevo, que tiene aires modernos y coquetea con lo indie.
El que se cruza España de arriba a abajo y de izquierda a derecha, sabe que funcionará. No puede ser de otra manera, afirma. Así que se imagina un futuro en ese escenario principal al que lo mandaban en Aranda del Duero, junto a sus compañeros del Dúo Dinámico. n

“El show es pura energía. Nos tiramos al suelo y hacemos la bicicleta”

Te puede interesar