El supuesto osteópata usaba corticoides y anestésicos

|

  El Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid remitió hace escasas fechas al Juzgado que instruye la causa de Coté los resultados de los análisis de los fármacos que fueron intervenidos en su clínica de la calle Real de Ferrol. Se trata de jeringuillas con capuchones de diferentes colores que contenían unos líquidos que, en algún caso, no pudieron ser identificados.
En los que sí se pudo hacer, las analíticas dieron positivo a Diazepam, un ansiolítico de acción prolongada que posee actividad hipnótica, sedante y amnésica; Lidocaína, que es un anestésico local con duración de acción intermedia; y Corticoide, con acción antiinflamatoria e inmudepresora.
En las muestras también se hallaron Metamizol, que se utiliza en clínica fundamentalmente por sus propiedades analgésica y antipirética; Diprofilina, que es un broncodilatador; Betametasona, antialérgico y glucocorticoide sintético de acción prolongada; y Guaifenesina, un expectorante.
El contenido de otras jeringuillas también fue analizado, pero los técnicos del Instituto Nacional de Toxicología no lograron identificar su composición.
A este respecto, en el informe se precisa que la no identificación de la composición de algunas de las muestras remitidas indica que no se ha detectado ninguna sustancia de las incluidas en la marcha toxicológica realizada en el Instituto por los medios y equipamientos disponibles. Se refiere, concretamente, a drogas de abuso y psicofármacos.
La realización de estas analíticas se prolongó durante más de un año, puesto que los trabajos se iniciaron el 5 de marzo de 2010 y su fecha de finalización fue el 25 de abril del presente ejercicio.

Vinaroz >
En las diligencias de la otra causa abierta a Coté, en Vinaroz, figura un informe de la Generalitat en el que se recoge que 36 fármacos inyectables hallados en el registro realizado en la clínica Rinoestetic, en la, supuestamente, trabajaba después de que le cerrasen la de Ferrol, no están autorizados en España.
En concreto, se relacionan como “no autorizados en España” un producto del laboratorio Biótica, otro de Boiron, diez del Dr. Reckeweg, doce de Heel y tres de la firma Homeolab.
Respecto a otro grupo de fármacos que figuran en el listado de material existente en esa clínica, se precisa que las marcas Simildiet, Serra Pamies, Sigma Tau, Teofarma, Nasha e Italfarma “no son laboratorios homeopáticos ni pueden tener en el mercado español ningún medicamento homeopático”.
En vista de la situación, la Generalitat Valenciana ordenó la destrucción de los medicamentos que no constan como autorizados a un gestor de residuos.

El supuesto osteópata usaba corticoides y anestésicos