La fuerte lluvia provoca tres cierres de colegios y varios accidentes de tráfico

El agua se coló por el tejado del IES Monelos, que se encuentra en obras, e inundó varias zonas del centro educativo | patricia g. fraga

Tras semanas de clima benigno, la borrasca anunciada por los meteorólogos supuso un punto y aparte. No solo porque bajó las temperaturas, sino porque trajo consigo una tromba de agua que se dejó sentir con fuerza tanto en la ciudad como en el área metropolitana, inundando colegios y carreteras, lo que tuvo como resultado que cientos de alumnos se libraran de las clases mientras los adultos se veían atrapados en embotellamientos.

A las ocho de la mañana fue cuando se empezaron a detectar las consecuencias de una noche de constantes precipitaciones. A esa hora, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil tuvo que acudir a la salida de la autopista hacia Alfonso Molina después de que un coche se saliera de la vía. Al mismo tiempo, en el IES Monelos, los conserjes encargados de abrir el recinto descubrían que cuatro de las aulas estaban completamente inundadas.

El motivo eran unas obras de mejora de la eficiencia energética que habían comenzado en agosto y que aún continúan. “Parece ser que tuvieron que devolver unas placas que no eras las adecuadas”, comentaron fuentes del centro de enseñanza. Avisaron a los padres para que recogieran a los alumnos mientras inspectores de la Consellería de Educación evaluaban los daños.

La lluvia siguió perjudicando al tráfico durante las horas siguientes en los principales accesos de la ciudad. La Guardia Civil tuvo que acudir de nuevo a Alfonso Molina alrededor de las doce del mediodía, en dirección salida, cerca de Palavea, donde se registró una salida de vía. El coche quedó destrozado, pero el conductor salió prácticamente ileso. Algo parecido ocurrió en un alcance registrado entre un autobús y un turismo en el cruce de la ronda de Nelle y la avenida de Arteixo, u otra salida de vía en la carretera de Baños de Arteixo, cerca de Marineda City.  

Tampoco los camiones se libraron de sufrir patinazos y uno de ellos perdió parte de su carga en la calle de Ángel Senra, en os Mallos. La vía peatonal se llenó de pintura blanca cuando un palé reventó contra el suelo. Fueron los Bomberos los encargados de limpiar el estropicio.

 

Responsabilidades en Betanzos

En el área metropolitana la borrrasca dejó un rosario de incidencias, desde balsas de agua en N-VI a su paso por San Pedro de Nós hasta colisiones de vehículos, como la registrada en la

DP-1706, a la altura de A Marisqueira, en Cambre. El accidente ocurrió cuando, al parecer, un hombre perdió el control del coche que conducía e invadió el carril contrario, chocando con otro, resultando heridos los dos conductores, que tuvieron que ser trasladados en ambulancia al Chuac.


30 LITROS
de lluvia acumulada por metro cuadrado se registraron a las ocho de la mañana de ayer, tras una noche lluviosa

En Betanzos, la lluvia complicó aún más la situación de inseguridad provocada por las obras del patio cubierto del Vales Villamarín, agotando la paciencia de los padres de los alumnos, de la dirección del centro y del propio Gobierno de María Barral, que anunció que pedirá responsabilidades a la empresa ante el incumplimiento de los plazos.

Las lluvias de las últimas horas “encharcaron” la zona en la que se llevan a cabo los trabajos y por la que tienen que acceder buena parte de los alumnos, por lo que desde primera hora, los responsables municipales mantuvieron conversaciones con la dirección del centro para buscar alternativas y evitar, en la medida de lo posible, que los niños tuviesen que atravesar por esa zona, que en el futuro será un área verde, anexa al patio, habilitando otras puertas para entrar al aulario del Vales Villamarín.

La fuerte lluvia provoca tres cierres de colegios y varios accidentes de tráfico

Te puede interesar