Dos españoles mueren tras estrellarse un avión en Rusia con 62 personas a bordo

|

Un total de 62 personas –entre ellas dos españoles– murieron la madrugada de ayer al estrellarse un Boeing 737 de la aerolínea Flydubai cuando intentaba aterrizar en el aeropuerto ruso de Rostov del Don. En el accidente fallecieron los 55 pasajeros y los siete miembros de la tripulación, entre los que se encontraban los dos españoles.
La mayoría de los pasajeros son de nacionalidad rusa. También viajaban ocho ucranianos, dos indios y un uzbeko. El pasaje estaba compuesto por 33 mujeres, 18 hombres y cuatro niños.
En cuanto a la tripulación, solo uno de ellos era ruso, Maxim Audrus, mientras que el resto era de distintas nacionalidades: España, Grecia, Kirguistán, Chipre, Seychelles y Colombia.
Los dos españoles muertos son Alejandro Alava Cruz, copiloto y natural de La Laguna (Tenerife), y el sobrecargo Javier Alejandro Curbelo Caro, también canario, quienes formaban parte de la tripulación.
El vuelo FZ981 de Flydubai había salido del aeropuerto internacional del emirato el viernes con destino a Rostov del Don, en donde se precipitó a tierra.
El audio de las conversaciones entre los pilotos del Boeing 737 de la aerolínea y los controladores aéreos no menciona ninguna situación de emergencia a bordo, aunque sí muestra que en varias ocasiones el comandante o el copiloto se interesaron por el tiempo que hacía.
Los operadores llegaron a advertirles de que era posible que hubiese vientos de hasta 61 kilómetros por hora con ráfagas de hasta 90 kilómetros, mientras que se preveía una visibilidad de 1.000 metros.
Con estas condiciones climatológicas, los pilotos no pudieron llevar a cabo el aterrizaje en el primer intento. El avión comenzó entonces a dar vueltas sobre el aeropuerto tratando de quemar el combustible. Entre el primer y el segundo intento de aterrizar pasaron casi dos horas.
Durante el segundo intento de aterrizaje, en la pista número 22 del aeropuerto, soplaba un viento de 43 kilómetros por hora, con ráfagas de más de 68, y la visibilidad era de 6.000 metros.
Pero ese segundo intento resultó fatal, ya que el ala del aparato tocó el piso y se prendió fuego, dijo el Ministerio de Emergencia de la región de Rostov en un comunicado. “La aeronave chocó contra el suelo y se partió en pedazos”, dijo el Comité Investigativo de Rusia en un comunicado en su sitio web.
Según la Fundación de Seguridad de Vuelo (FSF, por sus siglas en inglés), había un fuerte viento, con una velocidad de 43 kilómetros por hora y con ráfagas de hasta más de 68, pero la visibilidad era razonable.
El comité de investigación dijo que se están revisando diferentes versiones de lo que ocurrió, “incluyendo un error de la tripulación, un fallo técnico y malas condiciones del tiempo”. La dos cajas negras del avión ya han sido recuperadas.
El presidente ejecutivo de Flydubai, Ghaith al-Ghaith, dijo durante una rueda de prensa en el emirato que era “demasiado pronto” para determinar la causa del incidente”. “Tendremos información sobre las circunstancias del incidente; se está realizando una pesquisa en cooperación con las autoridades rusas y aguardamos los resultados”, afirmó Ghaith.
Indicó que no tenía información que indicara que el piloto hubiera emitido una llamada de auxilio y que tanto el piloto como el copiloto tenían más de 5.000 horas de experiencia de vuelo.
El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó que se entregara asistencia a los familiares de las víctimas, según un comunicado emitido por el Kremlin.
Putin ofreció sus condolencias a los familiares de las víctimas y dio órdenes tanto al gobernador de la región como al encargado del Ministerio de Emergencias para que hiciesen “todo lo necesario” por las familias.

Dos españoles mueren tras estrellarse un avión en Rusia con 62 personas a bordo