Mordem | “Se puede hacer música en casa, pero lo que engancha es tocar para los demás y compartir”

El concierto abrirá el programa musical de Acreativa
|

Elba Fernández vuelve por necesidad porque aunque pensó que la música podría seguir siendo su compañera íntima, no sabía que añorara tanto el directo: “Se puede hacer en casa, pero lo que engancha es tocar para los demás y compartir”.
Cuando aparcó el pseudónimo Jane Joyd lo desconocía, así que tuvieron que pasar tres veranos para que se lanzase de nuevo al ruedo, esta vez, bajo el nombre de Mordem, que sale de un poema de Rosalía, y con una nueva colección de canciones “Fragments to Dominate the Silence”.
Las presentará el sábado, a partir de las 21.00 horas, en formato íntimo. Acompañada del piano de Adrián Solla que por momentos será teclado y de la batería de David Unison, la propuesta se soldará en casa, donde dice tener más ilusión y también más nervios por eso de no defraudar al oído vecino. Con la electrónica más presente que antes y con más sintetizadores, la coruñesa dice que “de alguna manera” lo siente “como una evolución natural porque a nivel personal tenía otras cosas que decir”.
El disco habla de la identidad personal, “de esa realidad que no pensamos y que está ahí, de la muerte, la mentira y la locura, con las que convivimos día a día”. No se interiorizan, “pero forman parte de la vida”.
E igual que en otras ocasiones, contó la historia sirviéndose de animales y paisajes, a los que les puso melodía, hoy elige al cine, una de sus debilidades, de autores que escriben con la cámara puntos suspensivos: “Me gustan las películas de historias muy reales, donde empatizas con el personaje”, las que hacen reflexionar sobre la vida.
Pasa que cuando compone, Mordem no discurre un estilo, “por eso es un tanto ecléctico aunque con unidad”, pero tiene ciertas premisas instrumentales, pensadas de antemano como la de elegir al piano como columna vertebral para componer a partir de él, ciertas atmósferas pop o de R&B, todo en función de la canción.
Cuenta Elba que además de presionar teclas, David también produjo el trabajo y puso su parte. Invitó al trip hop a participar del convite y “The Beast” es piano y voz, pero de repente aparece un sonido de trip hop. Por su parte, el cine le vale para introducir metáforas en su música: “A veces los temas están inspirados en películas y otras en escenas concretas o un personaje, en la temática de una serie...”.
Es así como hay algo de “Amor”, de Haneke; o de “La caza”, de Thomas Vinterberg o toma como referencia “The leftovers” para internarse en el mundo de las desaparicione, de los que no pueden velar cuerpos queridos en la Costa da Morte, de donde procede porque no saben si volverán: “No hay duelo ni pueden despedirse”. Esto le hizo componer otra.

La última vez
El último concierto que dio como Jane Joyd fue en verano de 2014. Desde entonces su voz solo ha sonado en círculos cerrados. Elba afronta su nueva etapa como Mordem con “mucha ilusión y nerviosa” en una ciudad “donde estaré arropada” y en la que siempre quiere darlo todo, dentro de un programa que estrena Afundación “Acreativa”, y que pondrá a rodar la música de seis mujeres. Las seis tienen en común que responden a nuevas tendencias. Son vanguardistas en lo suyo.
De Mordem, la sede de Cantón Grande dará paso el 16 al directo de Joana Serrat, que tocará en primicia “Dripping Springs”, el cuarto de su carrera, que compartirá con la madrileña MOW. El 13, Acreativa acogerá la actuación de María Arnal i Marcel Bagés, que estrenarán en A Coruña “45 cerebros y 1 corazón”, donde abordan los recuerdos que “nos quieren hacer olvidar”.
Los conciertos seguirán en diciembre con María Rodés y Carmen Picaso el 2. Además, el 24 y 25 de este mes habrá un microfestival gráfico con Miñoco, Ánimas Anónimas, AGPI y Autobán.

Mordem | “Se puede hacer música en casa, pero lo que engancha es tocar para los demás y compartir”