El sol se une a la celebración de la procesión del Jesús Resucitado

El Ideal Gallego-2016-03-28-022-b92fd70e
|

Es la última procesión de la Semana Santa coruñesa y es la que recupera el carácter festivo en contraste con la solemnidad de los días anteriores. El Domingo de Resurrección brindó una jornada de sol que animó a muchos devotos y curiosos a acercarse a la procesión de Jesús Resucitado y Nuestra Señora de la Esperanza, en la que los niños volvieron a tener un papel protagonista siguiendo las imágenes.
Ambas tallas, saliendo la primera del templo de la Orden Tercera, y la segunda de la iglesia de Las Capuchinas, recorrieron las calles para encontrarse en María Pita en la cita organizada por la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Santo Entierro, en colaboración con los Amigos de Las Capuchinas. Braceros sin la cara tapada y mantillas y guantes blancos se hicieron ver en esta procesión, cuyo carácter festivo, en celebración de la resurrección de Jesús, contrasta con la solemnidad del Jueves y el Viernes Santo y el silencio del sábado con Os Caladiños. El sol fue el gran aliado de esta última etapa y también se convirtió en protagonista durante toda la semana. Así, solo el viernes hubo que suspender pasos debido al mal tiempo, después de que la lluvia respetase el resto de actos.

El sol se une a la celebración de la procesión del Jesús Resucitado