El turismo gay-friendly aumenta en el sector de servicios de la Costa da Morte

|

diario de 0024 Manuel Sambade > Cee
  Entidades tan representativas de la hostelería de la Costa da Morte como el hotel El Hórreo” en Corcubión; Casa Trillo, en Muxía, o el hotel Insua, en Cee, forman parte del selecto número de establecimientos que poseen el sello de calidad de “gay-friendly” en la comarca, que premia tanto la calidad de los establecimientos como su política de tolerancia y no discriminación hacia los homosexuales.
La importancia del segmento gay en el mundo del turismo continúa creciendo, lo que genera productos y políticas de promoción específicas para repartirse una clientela de alto poder adquisitivo, exigente y con grandes perspectivas de futuro. La celebración, dentro de las jornadas “Las oportunidades de negocio de los nuevos perfiles de cliente”, que fueron organizadas en la pasada edición de Fitur, en el marco de unas conferencias específicas sobre turismo del colectivo LGTB, Gay, lesbianas, bisexuales y transexuales, puso de manifiesto la importancia creciente de un segmento turístico que disfruta, cada vez más, de una oferta especializada por parte de instituciones y compañías turísticas.
En Europa el turismo homosexual está más desarrollado en las grandes capitales: Amsterdam, Milán, Estocolmo, Barcelona  Madrid… pero la Costa da Morte, con sus cientos de miles de turistas anuales –baste recordar las 900.000 visitas que cíclicamente recibe el Faro de Fisterra– también ha irrumpido con fuerza en un escenario donde compite en pie de igualdad con otros destinos españoles como Gran Canaria, Ibiza o Sitges, donde el turismo gay-friendly ha generado toda una industria especializada que ahora también rinde pingues beneficios en la comarca.
Pero, ¿qué es ser gay-friendly? Esta “etiqueta” identifica destinos y establecimientos en los que este tipo de viajero se siente cómodo, plenamente de vacaciones, como el resto de turistas, A pesar de que lógicamente eso genera unas necesidades especiales que, más allá del equipamiento específico, por ejemplo de salud, belleza, deporte, etc. ha de ofrecer amplias dosis de libertad y respeto. Ello no quiere decir que se trate de destinos exclusivamente para homosexuales, puesto que, como señalan desde diversas fuentes de centrales de reservas destinadas al público homosexual “se caería en lo que se combate, en discriminación y falta de tolerancia”.
El turismo es un negocio y, según algunas organizaciones como Glsen’s, que realizan estudios específicos, el homosexual gasta al año en el mundo alrededor de 700.000 millones de dólares.

El turismo gay-friendly aumenta en el sector de servicios de la Costa da Morte