El comercio detecta una mejoría en las rebajas, pero no da salida a todo el stock

El Ideal Gallego-2016-02-06-003-b24bf6a2_1
|

La meteorología no acaba de aliarse del todo con los comerciantes, que han logrado vender parte del stock de invierno en este primer mes de rebajas pero se han quedado con una buena cantidad parada porque antes de los descuentos apenas se vendieron abrigos y botas. Pese a ello, los empresarios procuran ser optimistas porque sí se ha notado una leve mejoría en el consumo, pero puntualizan que este sigue retraído y que la “inestabilidad política tanto a nivel local como nacional” no ayuda. 
Nada tienen que ver las rebajas actuales con las previas a la liberalización del sector para poner descuentos cuando decida cada negocio. Sin embargo, el tirón de grandes cadenas que mantienen las fechas del calendario intocables hace que un reducto del comercio coruñés todavía se resista a bajar el precio a la mercancía para darle salida demasiado pronto. Si bien todos los representantes de los empresarios insisten en destacar que la carrera por las gangas que comenzaba el 7 de enero se ha diluido con el paso del tiempo, también reconocen que algo más que el año pasado ha conseguido cruzar la frontera de la puerta. 
“Se ha vendido, aunque no como en diciembre”, comenta el presidente de la Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC), Antonio Amor, que a su vez ocupa el mismo cargo en la Asociación Zona Comercial Obelisco. “Se ha ido mejorando porque ha hecho buen tiempo pero, en general, todas las tiendas siguen notando las dudas de los clientes”, destaca. 
“Algo se vendió pero las rebajas empezaron el último viernes de noviembre”, recuerda su homóloga en la Asociación Distrito Picasso, Belén Chaver. 
El máximo responsable de la Asociación Calle Barcelona-Agra, José Manuel Castro, destaca que en el entorno “ha ido bastante bien”. Eso fue durante las dos semanas intermedias porque “la última semana de enero fue más floja y en estos días la gente está centrada en el Carnaval”. 
“Ha estado todo muy rebajado y ahora ya tenemos cosas de primavera”, incide Castro. Preguntado por la ecuación de buen tiempo y prendas invernales que ha acompañado este año para intentar mover las rebajas, reconoce que los cálculos no les han salido del todo bien. 
“El grueso de las cosas de invierno se ha vendido en rebajas; si normalmente llegabas con un 40% del calzado y la confección de la temporada este año fue con un 60%”. Al distribuir más cantidad a un precio reducido respecto al original hace que aunque se venda haya “menos facturación”. 
“No se ha pensado en el invierno y hemos tenido que estar muy pendientes del tiempo”, refrenda Amor. El comercio prefiere siempre que el clima acompañe para que los potenciales clientes bajen a la calle pero a la hora de quitarse de encima la ropa de abrigo el termómetro y las lluvias no han colaborado.

nueva fecha de inicio
Por otra parte, la representante de Distrito Picasso, Belén Chaver, no se olvida de que la moda importada de celebrar el Black Friday se está convirtiendo en el verdadero pistoletazo de salida para marcar las ofertas en los productos. Desde aquel día las promociones especiales y las ofertas se han ido sucediendo. 
Así sostiene que también hay asociados que “las están pasando canutas” para lograr niveles de ingresos que les permitan sobrevivir.

El comercio detecta una mejoría en las rebajas, pero no da salida a todo el stock