Los meteorológos auguran un verano cálido y seco para la ciudad

|

El mal tiempo no arruinará la noche de San Juan. En realidad, no es necesario, porque de eso ya se ha encargado el coronavirus. Sin embargo, Francisco Infante, delegado de la Agencia Española de Meteorología (Aemet) asegura que no lloverá y que la temperatura será agradable “Entre 15 y 16 grados. A lo mejor hay que coger un jersey”, aconsejó. Y con la posibilidad de nieblas matutinas. Más frío, en todo caso, que el mes de mayo, que ha sido uno de los más cálidos de la serie histórica (que se remonta a 1944) a nivel local y autonómico.

De hecho, la temperatura más alta registrada en A Coruña por las estaciones meteorológicas en mayo fue de 29,7 grados centígrados. Por otro lado, aunque la mayor parte del público se mantuvo a cubierto en sus casas, fue solo el virus el que lo hizo necesario: solo llovió un 11% de lo normal, en toda la comunidad autónoma, lo que es muy destacable, como recordó Infante. También aseguró que hay una tendencia cálida desde junio del año pasado. “Está claro que estos comportamientos anómalos se deben al cambio climático”, afirmó Infante.

Pero por otro lado, también advirtió de que este mes de junio está “rompiendo la tendencia” con temperaturas inferiores a las normales, debido a un anticiclón.

Este fin de semana continuará con temperaturas “suaves, por debajo de los valores normales” aunque ayer subió la temperatura y hoy se espera que el mercurio siga ascendiendo Pero solo se llegarán a máximas de 25 grados en el litoral y a 30 en el interior. El tiempo seco se extenderá también hasta el miércoles, con máximas de 35 en Lugo y Ourense.

Largo y seco

Más allá, el verano en Galicia se prevé “algo más seco” de lo habitual pero con temperaturas dentro de lo normal. Entre julio y septiembre, el meteorólogo no descarta que se registre alguna ola de calor o tormentas, típicas del verano, pero nada excepcional.

Al mismo tiempo, señaló que cada vez es más probable que se forme un huracán en el Atlántico frente a Galicia, puesto que una de las condiciones para que se genere este fenómeno atmosférico es que el agua del océano esté caliente, y que hace dos años se formó uno, cuyos efectos se hicieron notar en A Coruña. Sin embargo, de momento no ha llegado a alcanzar las costas gallegas, lo que sería insólito.

En todo caso, Infante advirtió contra las consecuencias del cambio climático. “No es que las vayamos a sufrir, es que ya están empezando”, insistió, al tiempo que recordaba que el nivel del mar subió unos pocos centímetros, y que subirá más.

Los meteorológos auguran un verano cálido y seco para la ciudad