El denso tráfico navideño colapsa los accesos a los centros comerciales

El Ideal Gallego-2013-12-24-011-2126be35
|

Hace falta algo más que un temporal, o una crisis económica, para acabar con una de las tradiciones navideñas más emblemáticas de la ciudad: los atascos en el entorno de los centros comerciales. La avenida del general Sanjurjo, la de Ramón y Cajal la rotonda de la carretera de Baños de Arteixo que da acceso al complejo comercial de Marineda City volvieron a convertirse en el punto de encuentro de cientos de coches que colapsaron durante horas las arterias de la zona, a pesar de los esfuerzos de los agentes de Tráfico.
“Desde luego, a nadie le ha echado para atrás el mal tiempo”, comentó un agente. El estado del tráfico apenas había suscitado comentarios durante la mañana, pero a primera hora de la tarde la densidad comenzó a hacerse más patente y para las, cinco, los viales de acceso a los centros comerciales ya no daban más de sí, poniendo a prueba el  dispositivo especial de seguridad y tráfico que había preparado, como cada año, la Policía Local.
En la ciudad, el tráfico alrededor del centro comercial de Cuatro Caminos y El Corte Inglés comenzó a colapsarse a medida que en calles como Ramón y Cajal comenzaban a verse afectadas por la doble fila, a pesar del que Tráfico cuenta con un grupo de agentes agrupados bajo el nombre de Disciplina Vial. Fue necesario el refuerzo de los motoristas para evitar que el estacionamiento irregular estrangulara el tráfico durante la hora punta.

Sin apenas accidentes
El despliegue policial  no solo en la glorieta de Marineda City o en Ramón y Cajal, sino en otras zonas como el Obelisco, plaza de Mina, de Ourense o calle Barcelona, no se dejó sentir con fuerza hasta las seis de la tarde, como estaba previsto, de manera que los embotellamientos se adelantaron a las previsiones oficiales.  En el lado positivo, apenas hubo accidentes de tráfico que lamentar y ninguno con víctimas de gravedad.
La situación comenzó a mejorar solo a partir de las siete y media de la tarde, cuando se detuvo el flujo de coches en dirección a las zonas comerciales y comenzó  el de salida. En general, el tráfico se portaba bien, comentaban los policías, excepto en el mayor complejo comercial de todos, el de Marineda City. Como es el que está más alejado del centro de la ciudad, la gran mayoría de los visitantes que recibe llegan en vehículo privado, y ayer no fue una excepción, sobre todo porque el mal tiempo desaconsejaba desplazarse a pie. Conforme el reloj  se acercaba a las ocho de la tarde, de Marineda salía una larga fila de vehículos que luchaban por incorporarse a la carretera de Baños de Arteixo, buscando un hueco en la fila que abarcaba desde el complejo comercial al parque municipal de Bomberos. La situación no se normalizó hasta las 21.00 horas.

El denso tráfico navideño colapsa los accesos a los centros comerciales