Los robos en los domicilios coruñeses suben hasta un 24% en estas fechas

El sospechoso hizo gala de su agilidad trepando por una tubería | patricia g. fraga
|

Las reuniones familiares que son parte inseparable de estas fechas también dan pie a que miles de personas viajen, abandonando sus hogares. Eso explica, según fuentes de la Policía Nacional, por qué las estadísticas del Ministerio de Interior suelen registrar un incremento de los robos con fuerza en viviendas durante el último trimestre de año. El aumento oscila en torno a un 17 y 24%, en los últimos ejercicios y sus autores son tanto delincuentes locales como por bandas itinerantes.
En realidad, fuentes policiales señalan que muchos de los robos que se cometen en los domicilios coruñeses no se denuncian hasta pasado Fin de Año, por lo que muchos de estos allanamientos que se registran en el primer trimestre del año también han tenido lugar durante las vacaciones navideñas. Hay gente que no regresa a casa hasta el uno o el dos de enero, solo para encontrarse con que la puerta de su hogar ha sido violentada y le han despojado de sus objetos de más valor. “Se computa en el mes en el que se puso la denuncia, aunque figure el momento en el que estuvo ausente”, señalan fuentes policiales.
 

Precauciones
Es por este incremento en los robos que la Jefatura Superior de la Policía Nacional emite rutinariamente poco antes del período vacacional una serie de consejos que conviene adoptar. El más simple de ellos es cerrar con llave la puerta de la casa, para impedir que se pueda abrir con el método del “resbalón” (con el que se introduce un trozo de plástico entre la cerradura y el marco). Además, pese a que cualquier casa vacía, aunque sea por unas horas, es susceptible de ser allanada, cuanto más tiempo pase sin nadie en su interior más fácil es que sea objetivo de un robo, así que las autoridades aconsejan no publicar en redes sociales que uno va a estar ausente, ni cuantos días, ni dejar señales de que la casa está deshabitada, como mucho correo abarrotando el buzón o todas las ventanas cerradas con persianas.
Pero, a pesar de estos avisos, los expertos en seguridad reconocen que estos días siempre tienen más trabajo, con un incremento del 30%. Aunque uno de ellos reconoce que se sigue empleado el método del resbalón porque “hay gente que se pasa una semana fuera y una echa la llave”. Aseguran que el método principal para violentar la entrada de una casa sigue siendo el “bumping” (introducir una llave “mágica” a base de golpecitos en la cerradura). Otros robos, los menos sofisticados, se llevan a cabo rompiendo la puerta o la ventana.
Sea cual sea el método empleado, el resultado es el mismo: un robo que estropea el recuerdo de lo que deberían haber sido unas felices fiestas.

Los robos en los domicilios coruñeses suben hasta un 24% en estas fechas