Los terroristas de la célula de Cataluña culpan de los atentados al imán de Ripoll

Mohamed Houli, Salah El Karib, Driss Oukabir y Mohamed Aalla, en su traslado hacia la Audiencia Nacional | J. J. Guillén (efe)
|

Los cuatro miembros de la célula yihadista de Cataluña responsabilizaron al imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, de los ataques perpetrados en Barcelona y Cambrils (Tarragona) y precisaron durante su interrogatorio ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu que el religioso, fallecido en la explosión que tuvo lugar en la casa de Alcanar, les dijo que se quería inmolar con explosivos, según fuentes jurídicas.
El juez Fernando Andreu ordenó prisión incomunicada y sin fianza para Mohamed Houli y Driss Oukabir. Respecto a Salah El Karib, el juez ordenó que permanezca detenido por un tiempo no mayor de 72 horas con el fin de que puedan practicarse las diligencias en el local que regenta. Para Mohamed Aalla, el magistrado ha decretado la libertad, si bien tendrá que comparecer todos los lunes en el juzgado.
Tres de los cuatro integrantes de la célula desarticulada se desvincularon de los hechos que se les atribuyen, si bien el primero en declarar, Mohamed Houli –que resultó herido en la explosión de la casa de Alcanar– reconoció que la célula planeaba un ataque mucho más grande del que llevaron a cabo y que se saldó con la vida de quince personas y dejó a más de un centenar de heridos.
En su declaración ante el magistrado, Houli –que fue trasladado a las dependencias judiciales con la ropa del hospital– ratificó lo declarado ante los Mossos d”Esquadra hasta en seis ocasiones de que el plan de la célula era atentar contra objetivos más grandes como monumentos de Barcelona, si bien no especificó ninguno en concreto y dijo que su objetivo no era hacer daño.
No obstante, otras fuentes apuntaron que podría haber salido a relucir el nombre de la Sagrada Familia durante su declaración. Houli dijo que había estado en la casa de Alcanar, la cual explotó albergando en su interior más de cien bombonas de butano, ya en 2016 y que sabía desde hacía dos meses que se preparaba un ataque con explosivos en la ciudad condal. Por contra, desconocía el plan b de los asaltantes de arrollar a los viandantes en La Rambla, así como el del paseo marítimo de Cambrils.
El joven herido habría aconsejado al resto de terroristas que perpetraran el futuro ataque de noche para evitar un mayor número de víctimas mortales. En relación con Driss Oukabir, hermano de uno de los cinco terroristas abatidos en la localidad tarraconense la madrugada del viernes, este alquiló la furgoneta con la que se perpetró el atropello mortal del jueves porque pensaba que era para transportar los muebles en una mudanza y que lo hizo él personalmente porque creía que para el trámite era necesario tener más de 26 años (por lo que no podía hacerlo su hermano menor).
Esta versión prestada en dependencias judiciales contradice la dada inicialmente tras su detención, en la que dijo que iba camino de la comisaría de Ripoll para denunciar que su hermano le había robado documentación para alquilar las furgonetas. Dicha documentación fue la que encontraron los Mossos minutos después del ataque en La Rambla y que les llevó directamente a él.
Según fuentes de la defensa, Oukabir habló de su hermano menor en presente en todo momento, por lo que cabe la posibilidad de que aún no conociera que Moussa, al que los investigadores señalaron inicialmente como conductor de la furgoneta, murió en Cambrils, ni la magnitud de los ataques. Aalla explicó que el Audi 3 en el que viajaban los cinco terroristas abatidos en Cambrils estaba a su nombre pero que en realidad era de su hermano –uno de los cinco fallecidos en el ataque de la localidad tarraconense– . Es más, dijo que él, en realidad, es dueño de un Seat Ibiza.
Finalmente Salah El Karib dijo que regenta un locutorio en Ripoll, pero se desvinculó de la célula. Sí reconoció que intermedió en la compra de billetes a Marruecos para Driss Oukabir y para el imán fallecido, a cambio de una comisión de dinero.

Compraron cuchillos y hachas
Mientras, los Mossos han descubierto que los terroristas que llegarona Cambrils compraron cuatro cuchillos y un hacha en las horas entre el atentando de La Rambla y el del paseo marítimo, en el que fueron abatidos. Así consta en el ticket de compra hallado por los Mossos durante un registro en Riudecanyes, localidad que les pudo servir de guarida a los yihadistas.

Los terroristas de la célula de Cataluña culpan de los atentados al imán de Ripoll