El fiscal pide prisión y 500.000 euros en indemnizaciones en el juicio por un incendio forestal

GRA351. VIGO, 27/05/2015.- Un miembros del cuerpo de bomberos trabaja en las labores de extinción del incendio forestal declarado esta tarde en Padróns, Ponteareas, que ha obligado a decretar el nivel I de alerta por la cercanía del f
|

La Fiscalía solicita una pena individual de ocho meses de prisión y el pago de una indemnización total de 509.624 euros para dos acusados por un incendio forestal que calcinó 240 hectáreas en agosto de 2012 en Ibias (Asturias) y parte de Galicia.
Los hechos, que serán enjuiciados a las 9:30 horas de hoy en el Juzgado de lo Penal número uno de Oviedo, se produjeron en la hoy del 13 de agosto de 2012 en el paraje conocido como La Cortina, donde los acusados activaron un ahumador para aplicar humo a unas colmenas para extraer miel.
El fiscal relata en su escrito de acusación que, tras extraer la miel e infringiendo las más elementales normas de cuidado, dejaron el ahumador encendido junto a una colmena, lo que junto a las condiciones climatológicas provocó que se generara un incendio al poco de marcharse.
El fuego, originado en una zona próxima al lugar de interés comunitario de Los Ancares–Courel y a la Reserva de la Biosfera de Los Ancares Lucenses y Montes de Navia, se propagó por el viento por el monte.
Las llamas se extendieron hacia la parte superior y afectaron a los montes comunales de los pueblos de Sena, Barca y Salvador, y de otros particulares, así como al monte comunal de Ribeira.
El incendio afectó a una superficie total de 240 hectáreas (106 en Asturias y 134 en Galicia) y dañó vegetación de graminias, leguminosas, matorral, arbustos, frondosa y arbolado de repoblación de pinos.
Mientras, la Policía Autonómica imputó a un total de diecisiete personas por presuntos delitos relacionados con los incendios forestales en lo que va de campaña en Galicia.
El último hasta este momento fue el presunto autor de un fuego en la parroquia de Ardemil, en el ayuntamiento coruñés de Ordes el  21 de mayo, informan fuentes de la Xunta.
Por otra parte, los incendios que se declararon ayer en el municipio pontevedrés de Vilaboa y el que obligó a desalojar a varias personas en Ponteareas se han dado por extinguidos.

El fiscal pide prisión y 500.000 euros en indemnizaciones en el juicio por un incendio forestal