Condenan a 20 años de cárcel al hombre que degolló a su mujer

El condenado, durante el juicio | cabalar
|

La sección segunda de la Audiencia Provincial ha condenado a veinte años de cárcel, como autor de un delito de homicidio, al hombre que en julio de 2018 mató a su mujer en el domicilio que compartían en la calle de la Estrella. De acuerdo con el veredicto del tribunal del jurado, a la hora de dictar la pena, la Audiencia tuvo en cuenta las agravantes de parentesco y de género, así como la atenuante de confesión, pues el acusado llamó al servicio de emergencias 112 para confesar que había degollado a su mujer. 

Durante el juicio del que es, por ahora, el último asesinato de violencia de género que se ha cometido en más de tres años en la ciudad, y uno de los más sangrientos de la década, el hombre, camarero de profesión, aseguró que cometió los hechos “atendiendo la expresa petición que de manera insistente le había realizado su esposa de querer poner fin a su vida”. Se sabía que la víctima sufría una enfermedad presumiblemente terminal, y hubo testigos que aseguraron que había tratado de cometer suicidio anteriormente, lo que fue empleado como argumento por la defensa. 

Pero el jurado descartó, por unanimidad, la calificación de auxilio ejecutivo al suicidio solicitada por la defensa porque los médicos aseguraron que la mujer era “totalmente válida” para poder quitarse ella misma la vida, de haberlo querido. La acusación particular, ejercida por los tres hijos de la víctima, sostuvo que mató a su pareja para librarse de la “pesada carga” que suponía cuidarla 24 horas al día y destacó su “carácter colérico y alcohólico”, que “le privó del contacto con su familia e hijos”.

Indefensión 
El condenado, según consta en la sentencia, apuñaló a la víctima “sin importarle los años que había durado su relación de pareja y siendo consciente de la situación de debilidad, tanto física, pues en ese momento pesaba unos 38 kilos, como anímica, por la fuerte depresión que sufría y la medicación que estaba tomando, lo que le facilitó la ejecución de la acción”. Esta circunstancia de indefensión de la mujer, según explica el magistrado presidente en el fallo, supone que el delito de homicidio sea agravado y, por tanto, aumente la pena de prisión.

El jurado descartó que el acusado hubiese cometido un delito de asesinato al no probarse la concurrencia de alevosía ni ensañamiento, puesto que la degolló rápidamente, sin indicios de que tratara de prolongar su agonía:  primero cubrió la cama que usaban con bolsas de plástico y luego le cortó la carótida. 

Por otro lado, tampoco quedó probado que actuara por sorpresa: “Ni los médicos forenses ni los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía pudieron precisar las posiciones en las que se encontraban el acusado y la víctima en el momento en el que se produjo el ataque con el cuchillo para así poder deducir que se había hecho de manera sorpresiva”, indica el magistrado presidente.

Condenan a 20 años de cárcel al hombre que degolló a su mujer