El postminimalismo sale a bailar

El Ideal Gallego-2015-10-31-013-b9bd1d40_1
|

La sede del Centro Coreográfico Galego fue ayer un trampolín de presentación para los productores del espectáculo de danza “Música para dez bailaríns e 18 músicos de Steve Reich”. De esta forma, Vertixe Sonora Ensemble y el grupo de danza contemporánea En Movemento ofrecieron  los primeros 25 minutos de una creación que irrumpirá en los escenarios del país coincidiendo con el 40 aniversario del estreno de esta pieza, que lleva al espectador a coquetear con el postminimalismo. Contaron los padres del proyecto que la música de la coreografía tiene su origen en Estados Unidos, en concreto, en los años 60 y 70. 
Salpicada de ideas vanguardistas, la que le pone banda sonora al movimiento rompe con lo clásico que estaba en auge por entonces para enlazar con sonidos del pop, rock y del jazz. En este sentido, desde la agrupación señalaron que a la vez que bebió de estos géneros también se dejó influenciar. Y el resultado le hizo merecedor al compositor de premios como el prestigioso Praemium Imperiale, que le concedieron en 2006 y el Polar Music Prize, en 2007. Asimismo es suyo el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento 2013 en Música Contemporánea al ofrecer, según el acta, “una nueva concepción, apoyada en la utilización de elementos realistas, vinculados a la vida cotidiana, y elementos provenientes de las músicas tradicionales de África y Asia”. 
La pieza se compone de 14 secciones. Ayer, los distintos programadores y personalidades de la cultura se quedaron con una foto de lo que va a ser la obra definitiva con la ventaja de que los bailarines son, al mismo tiempo, coreógrafos: “El trabajo se entrelaza entre todos”. Sobre el tapete, destacaron su carácter inédito y pusieron sobre la mesa la importancia de que un grupo tan grande tuviera un propósito tan claro. Por su parte, agradecieron el apoyo del Centro Coreográfico Galego por dejarles el local para ensayar y a la escuela Druida, al Conservatorio de Danza y la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Lugo.

El postminimalismo sale a bailar