El Gobierno local prevé que la renovación de la cubierta de Riazor esté lista en agosto

Xiao Varela, Xulio Ferreiro y José Manuel Sande presentaron el proyecto | patricia g. fraga
|

El Gobierno municipal prevé que la obra de renovación de la cubierta del estadio de Riazor esté culminada a mediados de agosto del próximo año, según los plazos aportados por la adjudicataria del proyecto.
La junta de gobierno local aprobó ayer la adjudicación a Arias Infraestructuras de unos trabajos que finalmente tendrán un coste de 7,162 millones de euros, un 13% menos del presupuesto inicial. Uno de los puntos más significativos de la oferta de esta empresa fue la reducción de los plazos de ejecución.
En un primer momento se había explicado que los trabajos no estarían terminados hasta 2019, pero ahora se calcula el 14 de agosto de 2018 como fecha de conclusión.

De esta manera, el comienzo de la intervención está previsto para el próximo 15 de mayo, de modo que no coincidirá con las competiciones que disputa el Deportivo en el recinto.
Mientras, a partir del 30 de abril se realizarán una serie de trabajos previos para posteriormente poder llevar a cabo la actuación de renovación.
Según el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, el proyecto seleccionado “mellora e afina o anteproxecto de partida, mantendo as condicións xerais que se propoñían, e que pautaban que o proxecto estrutural definitivo fose semellante estéticamente ao existente”. Por ejemplo, se mantendrá un sistema de barras, semejante al actual.
Como estaba previsto, en los fondos se procederá a la rehabilitación de la cubierta, mientras que en los laterales se realizará una sustitución. Este cambio se aprovechará en la zona de Preferencia para cubrir una mayor parte de la grada, eliminando la visera que existe ahora y que provoca molestias por la caída de agua. También está previsto un canalón perimetral exterior.

Mayor accesibilidad
Dentro de la propuesta también se contempla la creación de un paso interior en la cubierta para mejorar las condiciones a la hora de comprobar el estado de la estructura y realizar operaciones cuando sean necesarias.
Una de las características principales de las nuevas cubiertas será el material empleado, el policarbonato celular, que se destaca por ser resistente y transparente. Todo ello permitirá que mejore la transmisión de luz y contribuirá al mantenimiento del césped.
Según Varela, la actuación elegida “servirá tamén para amplificar o impacto do estadio sobre a zona, por ter capacidade de ser retroiluminada, de xeito que a imaxe poderá ser impactante”.
El alcalde, Xulio Ferreiro, aseguró que la renovación de la cubierta de Riazor es “unha obra máis que relevante para a cidade, porque significa darlle unha nova imaxe ao que xa é un edificio icónico, no que vai ser o estadio do século XXI”.
El regidor definió al recinto deportivo como uno de los “símbolos” de la ciudad y explicó que con esta actuación se mejorará “un equipamento urbano con gran valor funcional que se sitúa no centro da Coruña, o que consideramos que é, fronte a outros modelos, un valor que servirá para proxectar a imaxe da cidade no exterior”.
Ferreiro destacó que la propuesta resuelve cuestiones como “afrontar a cuestión estructural, pero tamén a calidade estética do proxecto”. Además, puso de relieve que, entre otros aspectos, se tiene en cuenta la protección contra el ambiente marino y la corrosión que provoca el mar.

El Gobierno local prevé que la renovación de la cubierta de Riazor esté lista en agosto